Plaza Alta de Marín Rodezno

La Plaza Alta ocupa parte de los que sería el antiguo zoco musulmán, y se sitúa aneja a la Alcazaba árabe, comunicándose con ella a través del Arco del Peso, que conduce a la entrada de la Puerta del Capitel.

El origen de la plaza está en las edificaciones que, a partir del siglo XIV, se fueron adosando a la cerca almohade.

En el año 1458, se concedió permiso al Cabildo Eclesiástico para levantar soportales con arcos de ladrillo y piedra, con el objeto de poder acoger mercados y otros espectáculos públicos; siendo durante siglos, autentico centro neurálgico sobre el que giraba la vida de la ciudad de Badajoz.

La plaza es cuadrangular, y en uno de sus extremos, se encuentra la antigua Casa Consistorial, erigida en 1548. Muy próxima y al otro extremo del Arco del Peso del Colodrazgo, existe una zona de arquerías sostenidas por antiguas columnas con capiteles visigóticos. Bajo ciertas fachadas se advertían vestigios de grandes arcos de herradura, correspondientes quizás a una vieja alhóndiga o fonda (lonja) y a otras edificaciones de época medieval, como se ha podido comprobar recientemente, donde las obras de recuperación de este espacio, han sacado a la luz un edifico que parece ser que fue el primitivo ayuntamiento de la ciudad.

En la otra zona de la plaza, se encuentra el Arco de Toril, llamado así por ser un lugar donde salían los toros cuando se celebraban corridas taurinas, y que comunica con la Plaza del reloj y con la Torre de Espantaperros. Aquí se haya también una zona porticada, que tiene una decoración policromada de esgrafiados, del siglo XVII, por el Obispo Marín de Rodezno, de ahí el nombre de la plaza. Este prelado es conocido por ser uno de los mejores alcaldes que tuvo la ciudad de Badajoz, por sus numerosas obras legadas.

Adyacentes a la plaza, podemos encontrar numerosas calles estrechas, que recuerdan a la época de la antigua judería y morería, lleno de sabor y tipismo.

A finales del siglo XIX, se incorporó una gran estatua metálica, obra de Tomas Brioso Mapelli, y que alojaba el Mercado de Abastos de Badajoz.

 

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *