Polska, el baile del diablo en Suecia

baile tradicional Suecia

El más popular de los bailes tradicionales de Suecia es la polska (no confundir con la polka o polca, originaria de Centroeuropa). Este baile, presente en casi todas las celebraciones tradicionales del país, tiene también una curiosa historia detrás, siendo conocido también con el nombre de «el baile del Diablo».

A diferencia de lo que ocurre en otros países europeos, en Suecia la música tradicional (folkmusik) está más viva que nunca. Son muchos los grupos folclóricos que cultivan estas viejas tradiciones, transmitidas de generación en generación. Los spelmansstämmor, palabra que se puede traducir como «reunión de músicos», son pequeños festivales de música, los eventos ideales para acercarse a esta tradición musical y descubrir el magnetismo de los bailes suecos como la polska.

Desde junio a septiembre, por todo el país se celebran estos festivales al aire libre. En general se trata de pequeñas reuniones, aunque algunas de ellas como por ejemplo, la de Bingsjö, que tiene lugar a principios de julio, congregan a miles de personas. En todas ellas siempre suena los alegres acordes de la polska.

Origen de la Polska

Como sugiere su nombre, las raíces de la polska se remontan a la influencia de la monarquía de Polonia en los países del norte de Europa a principios del siglo XVII (en sueco la palabra polska también ese usa para denominar al idioma polaco).

Sin embargo, muchos estudiosos afirman que a excepción del nombre, el baile y la música de la polska sueca tiene raíces exclusivamente escandinavas. Tal vez el nacimiento de la polska surgiera de una fusión entre diferentes tradiciones musicales, las cual habría evolucionado hasta su forma actual.

 Lo cierto es que en otros países nórdicos como Noruega, Dinamarca o Finlandia también se baila la polska, aunque en diferentes variantes. La polska sueca es una melodía que tiene el mismo ritmo que el vals. Para ser bailada hacen falta al menos cuatro personas, igual que sucede con el minueto. Sin embargo, la polska se baila de forma más enérgica y menos solemne. En realidad, su puesta en escena y coreografía es más cercana a la de algunas danzas tradicionales de los Balcanes que de los bailes aristocráticos surgidos en en los elegantes salones europeos del siglo XVIII. El mejor ejemplo de todo esto lo tenemos en el siguiente vídeo:

La Polska en Suecia

La polska se toca y se baila en Suecia desde hace varios siglos. La tradición se ha mantenido de padres a hijos, aunque los diferentes estilos regionales han evolucionado con el tiempo.

A partir del siglo XIX las viejas tonadas populares comenzaron a ser escritas en partituras musicales. Gracias al trabajo de muchos músicos la polska sobrevivió, pues estuvo a punto de desaparecer durante el periodo de industrialización del país, que trajo consigo el éxodo rural, el abandono de muchas aldeas y el olvido de muchas viejas tradiciones.

En realidad, el interés por recuperar la polska surge después de la II Guerra Mundial, con numerosas iniciativas privadas de grupos culturales y folclóricos, apelando a la memoria y la tradición de las personas más ancianas de diferentes regiones del país. Muchas viejas polskas fueron rescatadas y su música volvió a sonar décadas después de que fueran tocadas por última vez.

Variedades regionales

Dentro de Suecia, se distinguen diferentes estilos de polska según cada región. Estas son las variedades más populares:

  • La polska de semicorchea, más suave e uniforme, se baila en el sur de Suecia, especialmente en la región de Escania y la costa del mar Báltico.
  • La polska de corchea se baila prácticamente en todo el país, aunque es especialmente famosa en la región central de Dalarna.
  • La polska triplet es el estilo típico de las regiones montañosas del oeste de Suecia (Värmland, Jämtland y Härjedalen), las más cercanas a la frontera noruega.

La leyenda el Diablo

Pero, ¿por qué se conoce a la polska como «el baile del Diablo»? Este nombre tiene su origen en una curiosa leyenda.

diablo violinista

La leyenda del «baile del Diablo»

Como se puede apreciar en el vídeo de más arriba, el violín es el instrumento más importante a la hora de tocar una polska. En ocasiones, las notas de los violines se alargan y alcanzan tonos tan agudos que nos recuerdan a sonidos de animales o incluso a música de otro mundo.

Cuenta la leyenda que en cierta ocasión, un grupo de gente de un pueblo sueco llamado Horga se reunió en torno a un violinista para escuchar su música y bailar. En un momento dado, en mitad de la fiesta apareció un extraño personaje completamente vestido de negro que pidió que le dejaran tocar el violín. Cuando tuvo el instrumento en sus manos empezó a tocar una melodía hipnótica y febril: la polska.

Tal era la fuerza de aquella música que nadie de los presentes pudo parar de bailar. Y así siguieron hasta que murieron, completamente exhaustos. Sus esqueletos siguieron bailando y acabaron rodando montaña abajo. Aquellos pobres infelices habían sido víctimas del «baile del Diablo». En efecto, era él en persona, el misterioso hombre de negro, quien había estado tocando el violín para llevárselos consigo al Infierno.

¿Quieres reservar una guía?

Un comentario, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1.   monse dijo

    soy monse y si me gusta