Porta Ticinese, una de las puertas de Milán

porta-ticinese

Una de las ciudades mas ricas y elegantes de Italia es Milán. Este año está, por decirlo de alguna manera, en el ojo de la tormenta ya que se celebra la Feria Internacional de Milán y el mundo entero estará mirando. Pero no importa el momento, Milán es una bella ciudad.

Entre las atracciones turísticas en Milán se cuentan palacios, monumentos, castillos, plazas, museos y un puñado de puertas. Sí, puertas enormes, pórticos con mucha historia. Entre ellas resalta la llamada Porta Ticinese. Esta puerta está situada en la Piazza XXIV Maggio y en su momento marcaba el ingreso por el sur a la ciudad.

Más que una puerta la Puerta Ticinese es un arco con ocho columnas, cuatro cuadradas y cuatro redondas. Esta puerta en Milán conmemora la victoria de Napoleón Bonaparte en Marengo y hoy es considerada como uno de los mas finos ejemplos del estilo necolásico en la ciudad. Anteriormente era conocida por otro nombre, Porta Cicca. Fue construida por el arquitecto Luigi Cagnola y hoy en día ha quedado rodeada de muchos sitios emblemáticos de la ciudad.

Por ejemplo, la Basílica de San Eustorgio, la Basílica de San Lorenzo, la dársena y la última parte descubierta de la red de canales que rodeaban Milán hasta comienzos del siglo XX y el Corso San Gottardo y el Corso di Porta Ticinese. Por la Porta Ticinese, por último, pasa la procesión del 6 de enero, pasa el arzobispo cuando llega a la ciudad y también se la conoció con el nombre de Porta Marengo y Porta Marzia en otros tiempos.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*