Puerto de la Cruz en la isla de Tenerife

 

El turismo se inició en el siglo pasado, respetando la identidad de la isla y la cultura de un cierto refinamiento. Adornado con fuentes, esculturas, jardines exóticos y bancos para sentarse y admirar el paisaje, el paseo marítimo ofrece unas vistas exclusivas a la playa donde se puede nadar y relajarse bajo el sol del Puerto de la Cruz.

Entre las curiosidades del lugar, destacan las ocho lagunas de los Lagos Martiánez, con piscinas de agua salada talladas en la roca por César Manrique, un artista canario de renombre internacional. Para los amantes de la naturaleza, este lugar es siempre un lugar de encuentro de turistas que buscan descanso y relax bajo el sol de la isla. Bañados por las aguas de color turquesa, estos restos de roca volcánica se alimentan por canales que los conectan directamente con el mar

Los niños pueden nadar con seguridad en las tranquilas aguas de este lugar único, un lugar hermoso y seguro para pasar un día maravilloso. Rodeado de vegetación subtropical, el Hotel Riu Garoé está situado a 1 km de este enclave exclusivo, ofreciendo unas vistas incomparables.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *