Qué significan los colores de las matrículas de los coches cubanos

Coches cubanos

Antes de la revolución de Fidel Castro Cuba mantenía una relación muy estrecha con Estados Unidos. Relación que se remonta a los tiempos de la Independencia de Cuba de España, campaña en la que colaboró entusiasta el país del norte. En la época de la Ley Seca, cuando en Estados Unidos no se permitía vender alcohol, era usual que la gente cruzara el mar para emborracharse y jugar en los casinos de La Habana.

Pero un día llegó Castro, echó al dictador Batista, y fundó un nuevo país. Hasta que no entabló relaciones con la Unión Soviética el futuro de la nueva Cuba fue incierto, pero una vez aliado a la otra potencia del planeta quedó más o menos en paz. De aquella época convulsionada las calles están llenas de testigos: coches estadounidenses y coches rusos abundan. Pero los mas pintorescos son sin duda los primeros. Hoy son una de las postales más típicas de Cuba: los coches antiguos de La Habana.

Los coches clásicos, si bien son originales, para sobrevivir a la precariedad de la sociedad cubana, hoy tienen partes de otros coches o inventos de sus dueños que han servido para alargar sus vidas. Y muchos de ellos han logrado lo que todavía no existe en Cuba: la unión del capitalismo con el comunismo. Es que algunos coches tienen partes mecánicas rusas. Las “chapas patentes”, Patentes, matrículas cubanas, como prefieras decirles, tienen distintos colores:

  • amarillas: son de dueño particular
  • blancas: pertenecen a ministros de gobierno
  • negra: son de diplomáticos.
  • rojo: son coches de alquiler
  • azules: son vehículos del gobierno
  • rojo oscuro: son coches turísticos
  • verdes: son coches militares
  • naranjas: son coches de iglesias o compañías extranjeras.

Más información – Autos clásicos en Cuba

Fuente y foto – Visit Cuba

 

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?