Qué ver en Funchal

Funchal es un imán especial en la època de Navidad y Año Nuevo, cuando toda la bahía se ilumina con lo que se considera uno de las mejores exhibiciones de fuegos artificiales del Año Nuevo en el mundo.

El puerto es ocupado con frecuencia con grandes veleros de todo el mundo, a menudo brillantemente adornado con gallardetes y banderas. Se mantiene la sensación de su pasado, mientras que ofrece un estilo de vida vibrante, con locales de moda, restaurantes, bares y tiendas.

Y para conocer la ciudad hay que dirigirse a la Avenida Arriaga rodeada de árboles de jacarandá. Desde aquí se puede llegar a la Catedral y muchas de las atracciones culturales de esta ciudad.

No se pierda las Adegas de São Francisco (bodegas), perteneciente a la Sociedad del Vino de Madeira, el maravilloso Municipais Jardins (jardines) y el monumento al príncipe Enrique el Navegante.

Atrayente también es el Convento de Santa Clara que fue construido para las monjas de Santa Clara en el final del siglo 15. Sus paredes están decoradas con impresionantes azulejos (azulejos) desde el siglo 17. Corre el rumor de que João Gonçalves Zarco (descubridor de Madeira) y su familia están enterrados en la cripta de la iglesia.

También atrayente es el Forte de São Lourenço (Fuerte San Lorenzo) que es una fortaleza del siglo décimo sexto y que ahora es utilizado por el Consejo de la Ciudad de Madeira. Usted puede visitar el Bastión del Norte, donde hay una pequeña pero interesante exposición sobre la historia de la fortaleza.

Si desea comprar nada mejor que el Mercado dos Lavradores, que es un colorido mercado que vende una gran variedad de frutas exóticas y deliciosas, las verduras y algunas flores cultivadas localmente.

Y para relajarse despues de una caminata hay que visitar los Jardines de Palheiro que cuenta con árboles raros y exóticos, arbustos, plantas y flores de todas partes del mundo crecen en estos bien cuidados jardines botánicos situados 1,9 millas (3 kilómetros) al este de Funchal, en la carretera de Camacha. La finca ha sido propiedad de la familia comerciante de vinos famosos, la Blandy’s, desde 1885.

Igualmente atrayente es la Quinta do Bom Sucesso, una casa con jardines botánicos con alrededor de 2.000 especies de plantas tropicales y subtropicales en un jardín de 8.6 acres que perteneció a la familia Reid, que fue propiedad del famoso hotel del mismo nombre.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?