Qué ver en la Costa Amalfitana

Vista de la Costa Amalfitana

Costa Amalfitana

Quienes visitan Italia suelen preguntarse qué ver en la Costa Amalfitana. Conocen sus acantilados de vértigo y sus pueblos extendidos por las laderas de los cerros. También saben de su mar azul, de sus campos de olivos y cítricos o de sus ventajas turísticas. Pero igualmente desean obtener información sobre sus monumentos, su gastronomía y otras peculiaridades.

Situada en el sudoeste de Italia, la Costa Amalfitana abarca una franja del golfo de Salerno, bañado por el mar Tirreno. De su belleza te dará idea el hecho de que el Emperador Tiberio ya escogió hace dos mil años esta zona para retirarse. Sin embargo, el auge turístico de la Costa Amalfitana llegó a finales del siglo XIX y principios del XX cuando numerosos artistas y aristócratas la eligieron para sus épocas de descanso. Por todo ello, si te preguntas qué ver en la Costa Amalfitana, vamos a ofrecerte una guía imprescindible para que la visites.

Qué ver en la Costa Amalfitana

Los aproximadamente cincuenta kilómetros que abarca la Costa Amalfitana están sembrados de pequeñas localidades que conservan todo el encanto y lo pintoresco de los pueblos bañados por el mar Tirreno. Son preciosas poblaciones que parecen estar sembradas en escarpados riscos y que, en su conjunto, han sido declarados Patrimonio de la Humanidad. Vamos a proponerte qué ver y que hacer en estas localidades.

Amalfi

Ubicado en la salida al mar de la profunda garganta que enmarca el monte Cerreto, Amalfi es el pueblo más importante de esta costa. Disfrutarás perdiéndote por sus estrechas callejuelas empinadas con tiendas y bares y por sus pasadizos.

Es imprescindible que veas en esta localidad la catedral de San Andrea, con su preciosa fachada ornada de detalles y colores. En su interior hallarás otra maravilla, el Claustro del Paraíso, con sus columnas de mármol y sus arcos árabes. Ante el templo puedes ver también la fuente de San Andrea, que representa al patrón de la villa.

Por otra parte y a pesar de su pequeño tamaño, Amalfi tiene varios museos. Entre ellos, el Cívico, el Diocesano y el curioso Museo del Papel.

Vista de Amalfi

Amalfi

Positano

También conocida como ciudad de las escaleras por el gran número de estas que enlazan sus viviendas, la localidad es famosa por sus sandalias hechas a mano. Los artesanos te las hacen al momento y en el color que quieras. Por ello, te recomendamos que las compres como recuerdo de tu viaje.

Pero Positano también te ofrece maravillosas vistas de la Costa Amalfitana desde sus escarpados miradores. Además, tienes que visitar en la villa la iglesia de Santa María Assunta, con su preciosa cúpula, y las Torres Sarracenas, que se construyeron en el Medievo para combatir las incursiones de los musulmanes.

Muy cerca de Positano se encuentran los tres islotes del archipiélago de Li Galli. También se denominan «Sirenuse» porque, según una antigua leyenda de la zona, en ellas habitaban las sirenas que encantaron al héroe griego Ulises.

Ravello

Situada a casi cuatrocientos metros sobre el nivel del mar, curiosamente es una de las pocas localidades de esta costa que no tiene playa. En la Edad Media fue una ciudad pujante de la República Marítima de Amalfi, con casi veinticinco mil habitantes. Hoy apenas quedan tres mil pero conserva todo su atractivo.

En Ravello tienes que visitar Villa Rufolo, una casa señorial construida en el siglo XIII que ya aparece citada en el ‘Decamerón’ de Boccaccio. Y también Villa Cimbrone, donde está la llamada Terraza del Infinito, un mirador sobre la costa que te brinda espectaculares vistas de la misma. Actualmente es un hotel por lo que tienes libertad para acceder a esta terraza.

Vista de Ravello

Catedral de Ravello

Respecto a los monumentos religiosos, tienes la iglesia de San Giovanni del Toro, edificada en el siglo X, que cuenta con un precioso púlpito decorado con mosáicos, y la catedral de Ravello, del XI, que contiene la famosa reliquia de la sangre de San Pantaleone. Por otra parte, en vía Roma encontrarás numerosas tiendas donde adquirir souvenirs y bares donde comer.

Praiano

Si buscas un poco más de tranquilidad, no dejes de visitar este pequeño pueblo algo más olvidado por los turistas. Pasea por sus callejuelas empedradas y adornadas por pequeños santuarios en mayólica, decoración importada por cierto de Mallorca.

También puedes ver en Praiano las iglesias de San Gennaro y de San Luca Evangelista y disfrutar de la Marina de Praia, una playa con todas las comodidades para el bañista. Aunque es más espectacular la Cala della Gavitella, con su Fontana dell’Altare, piscina natural ubicada a la entrada de una gruta.

Atrani

La principal cualidad de este pequeño pueblo de apenas mil habitantes es su situación natural, que le otorga una impresionante belleza. Se halla entre la desembocadura del valle del Dragone y el mar y figura en el listado de los Burgos más Bellos de Italia, que engloba los pueblos más pintorescos y típicos del país transalpino.

Vista de Atrani

Atrani

Minori

El principal atractivo de este pequeño pueblo es su Villa Romana Marina del siglo I después de Cristo. Magníficamente conservada, puedes ver en ella mosaicos, frescos e incluso piscinas termales. También es famosa Minori porque en una pastelería local nació la torta ricotta e pera, uno de los postres más típicos de la Costa Amalfitana.

Furore

Conocido como «el pueblo que no existe» tanto por sus reducidas dimensiones como por su peculiaridad geográfica, destaca en él su vertiginoso puente desde el cual se hacen campeonatos de salto.

Otras localidades que ver en la Costa Amalfitana

Para no extendernos demasiado en mostrarte los principales pueblos de esta preciosa costa, simplemente te mencionaremos Cetara, con su Torre Medieval; Coca dei Marini, donde está la Gruta Esmeralda, una cavidad que está parcialmente sumergida en el mar; Maiori, con magníficas playas; Scala con su Valle de los Molinos; Tramonti, donde son típicas sus cestas de vinil hechas a mano, o Vietri sul Mare, también famoso por su artesanía.

Qué hacer en la Costa Amalfitana

Por otra parte, las localidades de esta costa te ofrecen numerosas actividades que puedes realizar. Casi tópico sería hablarte de sus magníficas playas en las que disfrutarás de las preciosas aguas del mar Tirreno. También puedes realizar excursiones en barco por la zona que te proporcionarán otra perspectiva de los impresionantes acantilados del litoral.

Asimismo, los montes y campos de la Costa Amalfitana son perfectos para que realices rutas de senderismo. Especialmente apropiados para iniciarlas son Maiori, que está comunicado por numerosos caminos con otras localidades de la zona. Y Praiano, de donde parte el Sentiero sulla Scogliera, una vía que te ofrece impresionantes paisajes costeros y que lleva hasta una torre medieval.

Vista de Positano

Positano

Por otra parte, aunque no pertenece ya a la Costa Amalfitana, tienes que viajar hasta Pompeya y Herculano, que se encuentra a apenas una hora por carretera en la misma región de Campania. Como sabes, ambas localidades de la Antigua Roma fueron enterradas por la lava del Vesubio en el año 79 después de Cristo. Justamente por ello, se han conservado extraordinariamente y sería casi un pecado que fueses a la Costa Amalfitana y no las visitases.

Otro tanto podemos decirte de Salerno, que se halla a unos cuarenta minutos. Esta pequeña y maravillosa ciudad tiene un precioso centro histórico donde se encuentran la catedral y varios palacios medievales y barrocos
Finalmente, debes aprovechar tu viaje a la Costa Amalfitana para probar su deliciosa gastronomía, en parte común a la del resto de Italia, pero que también cuenta con productos autóctonos y platos típicos.

Qué comer en la Costa Amalfitana

Una vez te hemos explicado qué ver en la Costa Amalfitana, vamos a proponerte algunas delicias de su gastronomía. Ya sabes que la pasta es consustancial a Italia. Pero en esta zona tienen un tipo especial de ella hecha a mano. Se trata de los scialatielli, que suelen prepararse con mariscos y también con una salsa de anchoas.

Igualmente típico es el ragù, que lleva carne y vino tinto. Más locales, concretamente propios de Minori, aunque igualmente fáciles de encontrar en toda la Costa Amalfitana son los ndunderi, una especie de gnocchi con harina, ricotta y salsa de carne. De Praiano son los calamares con patatas a la praianesa y de Amalfi los espaguetis con limón. Este cítrico, conocido como sfusato amalfitano, se cultiva en la zona y es de extraordinaria calidad.

Por otra parte, al hallarte en una zona costera, los pescados frescos son magníficos y suelen prepararse a la plancha justamente con limón. Entre los platos del mar destaca la pezzogna all’acqua pazza, un pez similar al besugo que se prepara con salsa.

Las sfogliatelle

Sfogliatelle

Pero si de algo disfrutarás en la Costa Amalfitana es de los postres. Entre ellos la torta con ricotta y pera, de la que ya te hemos hablado. Pero también el bizcocho cubierto de crema al limón; el pasticciotto, una pasta rellena de cereza negra y crema que es típico de Atrani; las berenjenas con chocolate, propias de Maiori, o la delicia al limón, un exquisito helado.

No obstante, el dulce más típico de la Costa Amalfitana es la sfogliatella. Es un bollo de hojaldre que se rellena de diferentes productos. El más auténtico se prepara siguiendo la receta inventada por las monjas del convento de Santa Rosa, en Conca dei Marini. Este lleva un relleno de corteza de naranja confitada, vainilla, canela, sémola, cidro y crema de ricotta.

Y, para terminar tu comida, es imprescindible que tomes una copita de limoncello. Este popular licor se encuentra en toda Italia, pero fue inventado en Amalfi por lo que no puede ser más típico de la zona.

Cuándo ir a la Costa Amalfitana

Esta zona tiene un clima excelente. Los inviernos son suaves, con temperaturas que ni siquiera en enero bajan de los cero grados. Por su parte, los veranos son muy calurosos, con máximas que superan fácilmente los treinta. Más agradables son la primavera y el otoño.

Por otra parte, en invierno tienes muchos hoteles cerrados, aunque no te costará encontrar alojamiento (la temporada turística comienza en Semana Santa). Y en verano el número de visitantes puede llegar a abrumarte.
Por todo ello, si tenemos que proponerte la mejor época para viajar a los pueblos de la Costa Amalfitana, te aconsejamos la primavera. Hay más tranquilidad que en verano y el clima es magnífico, sin demasiado calor.

También es recomendable el mes de septiembre, con buenas temperaturas incluso en el mar y más barato que julio y agosto.

Vista de Minori

Minori

Cómo llegar y moverse por la Costa Amalfitana

Al tratarse de una de las zonas turísticas más populares de Italia, es fácil llegar a la Costa Amalfitana. El aeropuerto más cercano es el de Nápoles. Pero, si quieres llegar más cerca, puedes ir en tren de alta velocidad hasta Salerno. Además, desde esta última ciudad puedes desplazarte igualmente en ferrocarril hasta Vetri sul Mare.

Una vez en la Costa Amalfitana, tienes autobuses para moverte por sus distintos pueblos. Hay una empresa que los comunica mediante varias frecuencias diarias.

Pero, salvo en verano, te aconsejamos que alquiles un vehículo para recorrer la zona. La carretera que la comunica es la SS163 y transitando por ella podrás detenerte en los muchos miradores que existen al pie de la vía y que te ofrecen vistas maravillosas. No obstante, debes ir con precaución porque se trata de una carretera estrecha y llena de curvas, aunque en buen estado de firme.

Sin embargo, como te decíamos en verano hay un tráfico muy denso y, por si ello fuera poco, es muy difícil aparcar en las distintas localidades. Por tanto, quizá en la estación veraniega, sea mejor que recurras al autobús o al barco. En el estío, los pueblos de la costa están comunicados por pequeñas embarcaciones que, además te brindan otra perspectiva de sus bellezas naturales. Como contrapartida, los billetes no son nada baratos.

En conclusión, tienes mucho que ver en la Costa Amalfitana. Es una de las zonas más bonitas y turísticas de las muchas que existen en Italia. Además, goza de un buen clima, maravillosas playas, monumentos, paisajes espectaculares y una deliciosa gastronomía. ¿No te apetece conocerla?

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*