Qué ver en Lamego

qué ver en Lamego

Lamego es una ciudad de Portugal, conocida como la ‘Ciudad de la luz’,  que nos encontraremos en la parte sur del río Duero. Para poder disfrutar de este entorno y descubrir qué ver en Lamego, tendremos que llegar hasta el llamado ‘Distrito de Viseu’. Quien a su vez se subdivide en unos 24 municipios más. La belleza de esta zona radica en que se trata de una ciudad muy antigua.

Ya conociendo este dato, la imaginación se echa a volar. Porque la ciudad data de la época de los romanos y como tal, todavía hay muchos detalles que nos harán retroceder en el tiempo. Además del patrimonio histórico que nos deja, la gastronomía es otro de los puntos principales del lugar. ¿Te lo vas a perder?.

Qué ver en Lamego, su castillo

Como ciudad antigua que se precie, uno de los patrimonios que nos encanta disfrutar es de los castillos. El castillo de Lamego se ubica en lo alto de una colina a más de 500 metros de altura. Por lo que está situado en la parte más alta de la ciudad. Si nos remontamos a su origen, hay que hablar del siglo XII. Aunque un siglo más tarde, se construyó una torre homenaje de tipo cuadrado y más de 20 metros de altura.

Castillo Lamego

Aunque tanto los romanos como los visigodos estuvieron en esta zona, el castillo es árabe. En el año 1910 se le otorgó el nombre de Monumento Nacional. En el interior de castillo, nos encontraremos con una plaza de armas en forma de hexágono. Toda la zona está protegida con una muralla y fuera de ella hay una especie de iglesia pero subterránea. Gracias a ciertas reconstrucciones, hoy en día podemos disfrutar de este lugar en buen estado. Todavía quedan un par de puertas de acceso como la ‘Puerta de Villa’ y la ‘Puerta del Sol’. Para llegar, tendrás que subir por una zona estrecha llamada ‘Rúa da Olaria’. No siempre está abierto al público, pero puedes ver toda su zona exterior que no tiene nada de desperdicio.

La catedral de Lamego

Siguiendo con nuestra visita y nuestra ruta sobre qué ver en Lamego, nos encontramos con su catedral. Se le conoce como ‘Nuestra Señora de la Asunción’. Fue fundada allá por el año 1129 y es de estilo románico, aunque con ciertas pinceladas góticas y renacentistas. Ya que como bien supondrás, siempre cuentan con ciertas reformas en épocas posteriores. Lo que hace que un edificio así presente detalles de diferentes épocas. Algo que le aporta la belleza final que todos veremos.

Catedral de Lamego

Cuenta con tres portadas de tipo gótico así como una torre románica. Se trata de una de las partes más antiguas y que en tiempos remotos se usó como cárcel. Podrás visitarla en horario de mañana hasta las 13:00 horas o por la tarde desde las 15:00 hasta las 19:00. Lo más impactante, una vez dentro es admirar los techos de la catedral. Ya que cuentan con murales donde está representado diferentes escenas del Antiguo Testamento. El claustro de este lugar, es otra de las visitas imprescindibles a tener en cuenta. Los estilos góticos y renacentistas están también presentes en él.

Santuario de Nossa Senhora dos Remedios

Estamos ante una iglesia de estilo rococó que data del siglo XVIII. En este caso, la encontraremos en la parte oeste de Lamego y sobre una colina que se ubica a unos 600 metros sobre el nivel del mar. Es otro de los puntos clave a visitar en esta zona. Fue en el año 1391 cuando, en un primer momento, se construyó una capilla pequeña. Destinada en honor a Nuestra Señora de los Remedios.

Santuario de Lamego

Pero en el siglo XVI se destruyó y hasta el XVIII no se comenzaron las obras de esta iglesia. Su parte exterior es de granito, pero también se combina con ocre y el color blanco. Las puertas y las ventanas son las que tienen los detalles de estilo rococó. Fue en el siglo XIX cuando se construyó la inmensa escalera que la preside. Con un total de 686 escalones en forma de zig-zag. Pero podrás ir parando en las diferentes terrazas donde ver las esculturas en piedra de los Reyes de Israel así como otras cuatro que hacen referencia a las estaciones. Este santuario está rodeado de un gran parque que incrementa su belleza.

Fuentes Lamego

Plaza de los Reyes y Fuente de los Gigantes

También en la misma zona del santuario nos encontramos con unos recintos que bien se merecen que los visitemos. Por un lado está la llamada Plaza de los Reyes, donde nos encontraremos un total de 18 estatuas. Cada una representa los apellidos de la Casa de David. Es en la parte central de la misma donde podemos ver un obelisco con un total de 15 metros de altura. En él veremos unas estatuas de gigantes que le dan el nombre.

El museo de Lamego

No podíamos olvidarnos del museo de Lamego. Se dice que es otro de los puntos de encuentro clave en Portugal. Aquí podrás ver y disfrutar de todo un recorrido de tipo cronológico. Verás los inicios de la ciudad, el paso del tiempo y todo lujo de detalles que te van a sorprender. Cuenta con varias capillas así como tapices de Bruselas y como no, paneles de azulejos. Grandes colecciones que son parte de la historia del lugar.

Museo de Lamego

El jardín de la República

En esa zona nos encontraremos con el ayuntamiento o con la iglesia de las llagas. Pero justo en el centro estará el denominado como jardín de la República para darles más vida. Se trata de un parque, donde tiene su parte de césped así como fuentes o bancos. Allí podrás disfrutar de una de las fuentes más importantes que lleva por nombre, ‘Fuente O Lamego’. Como detalle principal, hay una escultura de un guerrero en granito.

Un paseo por sus calles

Aunque lógicamente tendremos que seguir dichas calles para llegar a todos estos puntos, simplemente nos dejaremos llevar por su esencia. Porque cuenta con zonas de calles empinadas que nos trasladan a otra época. Una época que nos deja con casas de estilo señorial, restos de zonas medievales así como mansiones barrocas. Una combinación perfecta para la que debemos tener preparada nuestra cámara y nuestra retina.

Vistas de Lamego

Repón fuerzas con su vino y gastronomía

Allá donde vamos siempre nos gusta probar los productos típicos. Es una zona donde el vino tiene una fama perfecta para dejarnos llevar por él. Hay numerosas bodegas donde se elaboran vinos espumosos. Por ello, si tienes tiempo en tu visita, siempre puedes optar por estas rutas guiadas que te dejarán muy buen sabor de boca. Podrás acompañar algunos vinos con el jamón y uno de los platos estrellas que no es otro que el cabrito asado con arroz al horno. ¿Preparamos las maletas para descubrir qué ver en Lamego?.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?