Qué ver en Laponia

Vista de una aurora boreal

Aurora boreal

Cualquier aficionado a los viajes se ha preguntado alguna vez qué ver en Laponia. Porque lo comúnmente conocido de esta región del norte de Europa es muy poco. Apenas que hace mucho frío y que en la zona pueden verse maravillosas auroras boreales. Pero este territorio, repartido entre Rusia, Noruega, Suecia y Finlandia tiene mucho más que ofrecerte.

Como ha ocurrido en muchos otros lugares, la etnia originaria de Laponia, los samis, ha quedado reducida a unos cien mil individuos que no obstante conservan sus dialectos y tradiciones. Casi la mitad de ellos viven en territorio noruego, aunque la zona más famosa para el turismo es la finlandesa. Si te apetece saber un poco más sobre qué ver en Laponia, tan desconocida como hermosa, te invitamos a seguirnos.

Qué ver en Laponia

Como buenos viajeros, nos gusta descubrir, no solo los lugares más turísticos, sino también los menos frecuentados. Por ello, vamos a hablarte primero de las áreas de Laponia bajo bandera rusa, sueca y noruega, para posteriormente centrarnos en la finlandesa, que es la más visitada.

Qué ver en la Laponia Noruega

Cuatro provincias de Noruega se hallan en territorio lapón o sami: las de Troms, Nord Trondelag, Nordland y Finmark, aunque esta última es la más importante. Su capital es Vadso, con unos setenta y cinco mil habitantes.
Parte de su término municipal conforma el Parque Natural de Varangerhalvoya, donde se han hallado restos arqueológicos del pueblo sami fechados hace cuatro mil quinientos años. Además, la capital cuenta con un singular centro histórico de edificios de madera y en la cercana isla de Vadsoya aún puedes ver el pilón de atraque del dirigible que llevó a Nobile y Amudsen al polo norte en 1926. No obstante, la ciudad más importante de esta zona es Tromso, donde puedes ver la llamada Catedral del Ártico.

Pero uno de los paisajes más impresionantes que ver en Laponia en general y en noruega en particular son los imponentes fiordos que tanto abundan en su litoral. Sin embargo, Finmark aún te guarda una sorpresa. En la pequeña localidad de Alta fue hallado un yacimiento de arte rupestre que hoy es Patrimonio de la Humanidad.

Vista de Tromso

Tromso

La Laponia sueca

Dos provincias suecas se hallan en territorio lapón: Norrbotten y Västerbotten. La capital de la primera es Lulea, una preciosa ciudad poco conocida que te ofrece algunas maravillas. Tiene una situación privilegiada, en una península donde el golfo de Botnia se une a la bahía de Lule. Además, parte de la ciudad se halla en algunas de las más de setecientas islas que conforman el llamado archipiélago de Lulea.

En lo monumental, la localidad lapona cuenta con la aldea-iglesia de Gammelstad, que es Patrimonio de la Humanidad. Son más de cuatrocientas casas de madera construidas en el siglo XV alrededor de una iglesia de piedra.
No obstante, quizá lo más conocido de Norrbotten sea Kiruna, la ciudad más septentrional de Suecia, por su preciosa iglesia art nouveau de madera y porque te ofrece un hotel de hielo.

Por su parte, Västerbotten tiene como capital Umea, que ya era un importante centro comercial en el siglo XV. Actualmente y pese a sus apenas noventa mil habitantes, es un importante centro cultural con varios museos, festivales de jazz y la compañía de ópera Norrland. De hecho, en 2014 y junto a Riga, fue elegida Capital Europea de la Cultura.

Qué ver en la Laponia rusa

Finalmente, nos detendremos en la Laponia rusa antes de pasar a la finlandesa. La ciudad más importante es Múrmansk, situada al norte de la península de Kola y frente al mar de Barents. Se halla casi mil quinientos kilómetros al norte de Moscú y a unos dos mil trescientos del Polo Norte.

De hecho, es la ciudad más grande al norte del Círculo Polar Ártico y sede de la flota de rompehielos nucleares de la Federación Rusa. En ella puedes ver algunos museos como el de Arte Regional o el de la Flota del Norte. Pero uno de sus principales atractivos es el impresionante rompehielos Lenin, el primer barco nuclear de la historia.

Y es que Múrmansk es definitivamente una ciudad llena de curiosidades. En ella puedes ver también el Alyosha, una estatua de noventa metros de altura que representa a un soldado ruso. Pero, si de grandes dimensiones hablamos, te interesa saber que en la zona se halla el pozo de Kola. Es el agujero más profundo jamás excavado en la tierra por el hombre pues tiene trece kilómetros.

El rompehielos Lenin

Rompehielos Lenin

La Laponia finlandesa

Por fin llegamos a la parte finlandesa de estas tierras, que es la más atractiva para el turismo. Esto se debe principalmente a las auroras boreales que puedes ver en la zona. También llamadas «luces del norte», te será muy fácil contratar una excursión para ir a ver este espectáculo único de la Naturaleza.

También puedes realizar una excursión en trineo cerrado sobre el helado mar Báltico, viajar a bordo de un auténtico rompehielos o hacer un recorrido en moto de nieve observando los maravillosos paisajes helados de Laponia y pescando en el propio hielo. Pero además, esta zona lapona tiene varias ciudades con atractivos únicos. Vamos a conocerlas.

Rovaniemi

Con unos sesenta mil habitantes, es la capital de la Laponia finlandesa y también el hogar de Santa Claus. De hecho, uno de los principales atractivos turísticos de la localidad es Santa Claus Village, todo un parque temático dedicado a esta figura. En él puedes visitar el despacho de Papá Noel, la oficina de correos, desde la que puedes enviar una carta con el matasellos de Santa Claus, tiendas y restaurantes.

También puedes encontrar en Rovaniemi el Arkticum, un museo consagrado a la historia y la vida de los sami. Gracias a su techo acristalado, desde él puedes ver también las auroras boreales sin pasar frío.

Kemi

La principal atracción de esta pequeña localidad ubicada a orillas del mar Báltico es el Snow Castle, un castillo de hielo con todas sus estancias y que incluso cuenta con un hotel.

Kuusamo y Ruka

En la primera tienes otra casa de Santa Claus, más íntima y tradicional que la anterior. Y en la segunda hay una espectacular estación de esquí, así como un lugar para que pruebes la sauna tradicional finlandesa.

Parque temático Santa Claus Village

Santa Claus Village

Qué comer en Laponia

Una vez hemos repasado qué ver en Laponia, tampoco estará de más reponer fuerzas con una buena comida típica. No encontrarás en esa zona nórdica nada parecido a nuestra gastronomía. Sus platos son muy diferentes a los nuestros. No obstante, existen algunas similitudes y, si tienes una mentalidad abierta, podrás disfrutar de algunas delicias.

Las materias primas de la cocina lapona son carnes como la de cordero, reno o alce y pescados como el salmón o el arenque, todas ellas condimentadas con frutos del bosque, verduras y setas de numerosas clases.

Comenzando por los aperitivos, puedes probar el suutarinlohi, que es arenque marinado con pimientos y cebollas. También las empanadillas, que se rellenan de casi cualquier cosa, por ejemplo, de arroz, queso o pescado.

Respecto a las carnes, la de reno es la reina. Un plato tradicional es, justamente, el guiso de reno o poronkäristys. Además de esta carne, lleva puré de patata, arándano rojo y pepinillos con sabor agridulce. Igualmente tradicional, en este caso para los samis, es el suovas, que se prepara con reno ahumado, setas, cebolla, verduras y hortalizas. Para servirlo, se añaden patatas cocidas y frutas del bosque.

Su correlato en los pescados es el salmón. Muy típico es el loimulohi, que consiste en cocinarlo abierto directamente al fuego y servirlo sobre una tabla acompañado por ensalada y puré de patata. Junto al salmón, otros pescados se prefieren ahumados. Pero también puedes probar la lota en salsa o sus huevas con crema agria, así como el arenque marinado, del cual ya te hemos dicho algo.

Por otra parte, si quieres probar un poco de todo, tienes el smörgasbord, una bandeja que lleva entremeses de carne, pescado, ensaladas y charcutería. Y, para acompañar la comida, siempre se utiliza el rieska, que es un pan sin levadura, junto a bebidas como cerveza o leche.

Finalmente, un postre típico de Laponia es el leipäjusto, un pan de queso, canela, nata y camemoro. Esta última es una mora artíca que también se sirve sola. Igualmente son tradicionales los glodkaka, una especie de pasteles.

El smörgasbord

Smörgasbord

Cómo llegar a Laponia

Como se trata de un territorio ártico, quizá pienses que Laponia está mal comunicada, pero no es así. De hecho, cuenta con varios aeropuertos. La zona finlandesa los tiene en localidades como Rovaniemi, Kittilä. Ivalo, Kuusamo o Kemi. A todos ellos llegan aviones diarios desde Helsinki. Desde esta ciudad también hay una línea de ferrocarril a Rovaniemi que incluso te permite llevar el coche. Sin embargo, no te la recomendamos pues el viaje dura unas doce horas.

Por otra parte, para llegar a la Laponia rusa, tienes un ferrocarril de San Petersburgo a Múrmansk. No obstante, esta ciudad también cuenta con aeropuerto, aunque el avión te resultará un poco más caro que el tren.

Respecto a la Laponia noruega, también hay un aeródromo en Alta con vuelos desde Oslo que duran dos horas y además te ofrecen maravillosas vistas de montañas nevadas y lagos helados.

Finalmente, para llegar a la Laponia sueca tienes un aeropuerto en Kiruna, al cual llegan vuelos desde Estocolmo. No obstante, también puedes viajar por mar hasta la ciudad de Tromso.

Justamente los transbordadores son un medio eficaz para que viajes por las distintas ciudades de Laponia. Porque una vez en esta zona, los autobuses y trenes escasean. Sin embargo, hay otras alternativas para moverte por Laponia.

Por ejemplo, sobre todo en la parte finlandesa, hay carreteras en muy buen estado. Puedes alquilar un coche para recorrerla. Aunque sea invierno y el pavimento esté cubierto de nieve, no te preocupes. Los vehículos están equipados con unas ruedas especiales que llevan clavos y se adaptan incluso al hielo.

Claro que hay otros medios de transporte originales de la zona. Por ejemplo, te recomendamos que des un paseo en trineo impulsado por renos, como si fueras el mismo Papá Noel. También los hay tirados por perros husky. Asimismo, una opción menos poética es la moto de nieve.

Entrada del aeropuerto de Kiruna

Aeropuerto de Kiruna

Cuándo es mejor viajar a Laponia

El territorio de Laponia es muy grande por lo cual presenta diferentes climas. De hecho, si viajas en verano y te quedas al sur, es bastante probable que ni siquiera veas la nieve. Todo lo contrario sucede en invierno, cuando un manto blanco cubre toda la superficie de Laponia.

Otro fenómeno peculiar de la zona es el kaamos. Como sabes, en esas latitudes tan al norte, el sol pasa meses sin aparecer. En tales épocas, no verás maravillosos amaneceres y a la hora de comer será de noche. Sin embargo, durante las horas centrales del día aparece el kaamos, una luz tenue y relajante.

También es algo tópico pensar que en Laponia vas a pasar frío. Lógicamente, el invierno es gélido (enero tiene una temperatura media de -14 grados centígrados). Pero el verano no es muy distinto al del resto de Europa. De hecho, por el día, pueden alcanzarse más de veinticinco grados.

En cualquier caso, el clima continental seco propio de la zona hace que la sensación térmica no sea tan desagradable como las temperaturas bajo cero podrían hacerte pensar.

Por todo ello, la mejor época para que viajes a Laponia, si quieres conocerla en todo su esplendor, es entre los meses de marzo y mayo. Podrás disfrutar de paisajes nevados y lagos cubiertos por el hielo.

Lago helado en Laponia

Lago Nagirjávri helado

No obstante, uno de los grandes atractivos de Laponia son las auroras boreales. Se producen a lo largo de todo el año. Pero las mejores épocas para verlas son el otoño y el invierno, que coinciden con la etapa de oscuridad en las zonas próximas al Círculo Polar Ártico.

En conclusión, ya sabes qué ver en Laponia, una gran desconocida para los que vivimos al sur de Europa. Este territorio, tan grande como tres cuartas partes de España, te ofrece monumentos y una gastronomía diferente. Pero, sobre todo, lo mejor de Laponia es su naturaleza inmensa y sus fenómenos atmosféricos como las auroras boreales.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*