Qué visitar en Viena

que visitar en viena

A orilla del Danubio nos encontramos con esta hermosa ciudad. La capital de Austria no se queda sin su visita de ahí que cuando nos preguntemos qué visitar en Viena, siempre se nos vengan un sinfín de puntos de encuentro. Los hay, y cada cual más bello que el anterior, de ahí que vamos a seleccionar los imprescindibles.

No es algo sencillo, porque como decimos, siempre son muchas las paradas y no siempre tanto el tiempo. Pero al tratarse de un lugar tan monumental, debemos intentar estructurar nuestra visita de la mejor manera posible. ¡Seguro que solo así lo conseguimos! ¿Quieres saber por dónde comenzaremos nuestro recorrido?

Catedral de Viena

Uno de los puntos básicos, cuando pensamos en qué visitar en Viena se sitúa en su catedral. Está ubicada en el corazón de la ciudad, concretamente en Stephansdom y fue construida en el siglo XII. Dedicada a San Esteban, hay que decir que de la original tan solo se conservan las puertas y las torres. Una de ellas, con forma de aguja, lleva un estilo gótico y si te atreves a subir por su escalera de caracol tendrás unas vistas impresionantes de la ciudad. En su interior podrás observar la belleza de cada rincón y diferenciar varios estilos arquitectónicos. No podemos olvidar la Campana Pummerin, el Púlpito de Pilgram, las catacumbas o la imagen del Cristo, ya que son puntos básicos de su interior.

catedral de viena

Qué visitar en Viena, la Ópera

Siempre que pensamos en Viena se nos viene a la cabeza la ópera. La Ópera estatal es una de las compañías más importante en todo el mundo. Con un edificio de estilo renacentista, te darán la bienvenida a una visita guiada. Cuenta con diversas salas, por lo que es importante no perderse ninguna de ellas y empaparse muy bien de la historia. Cierto es que, que su belleza también se puede disfrutar viendo alguna de sus obras. Es cierto que para ello hay que hacer una reserva y que los precios varían. No son tan sumamente caros como se suele pensar, ya que un tour guiado ronda los 9 euros y la entrada a la función pueden encontrarse por menos de 20 euros, dependiendo del día o función.

catedral de viena

Visita al Parlamento

Otro de los puntos clave cuando pensamos en qué visitar en Viena. Aunque como vemos, no es el único, porque son muchos los rincones que tenemos para explorar. Un edificio de acabado neoclásico que comenzó a construirse en el año 1874, pero tardó más de 10 años en completarse. Querían que su fachada principal recordara a Grecia y así lo hicieron. Las grandes salas y el pórtico con algunas de las partes básicas. También podrás descubrirlas gracias a un tour guiado. La entrada al Parlamento cuesta poco más de cinco euros.

parlamento de viena

Los Palacios: Schönbrunn y Hofburg

No porque tengan muchas cualidades similares los hemos unido, sino porque realmente son dos de los palacios que sí deben tenerse en cuenta cuando pensamos en qué visitar en Viena. El primero que mencionamos es el Schönbrunn y se construyó en el sigo XVII. Fue, durante años, la residencia de verano que utilizaba la familia imperial. Podrás hacer una visita guiada por su interior, recorrer sus estancias y empaparte de todos los detalles de su historia, que no son pocos. Tanto las habitaciones como las salas están decoradas con un estilo rococó. Al lado de este palacio, nos encontramos con el museo de los carruajes que es digno de ver, al igual que los jardines que completan la visita.

Palacios de Viena

Por otro lado, también nos encontramos con otro palacio, el llamado Hofburg. En este caso hablamos de la residencia principal de los Habsburgo. Se trata de un lugar que no solo es un palacio sino que está completado por otras joyas arquitectónicas como son la capilla, la iglesia, museos y hasta la biblioteca. También en este lugar podrás conocer la historia de Sisí, la emperatriz. El precio de entrada, ronda los 15 euros.

Ringstrasse

Aunque no se trata en sí de un momento como los que venimos mencionando, tampoco debemos dejarlo atrás. Ringstrasse es una de las avenidas más importantes de Viena. En esta zona había una muralla y tras su derribo, se construyó dicha avenida. Si es tan importante, es por algo y es que en ella podemos encontrarnos con algunos de los edificios que acabamos de mencionar como sucede con el Parlamento, el Palacio de Hofburg o el Ayuntamiento y la Bolsa también se encuentran en la misma zona. Son 5 kilómetros que podrás recorrer caminando o bien, a bordo de su tranvía.

belvedere viena

Palacio Belvedere

Otro palacio pero en este caso, también cuenta con un museo de arte. Así que, en él podremos disfrutar de los dos edificios y también de los jardines que se encuentran a su alrededor. Sin duda, otra de las grandes bellezas que tenemos para visitar en Viena. Sin duda en este caso hay que decir que cuenta más su parte exterior que la interior. Porque tan solo está decorado el hall y también el conocido como salón de mármol. Ya el resto, ofrecen las colecciones de pintura que comprende desde la Edad Media hasta nuestros días. Justamente en la planta baja, también se pueden ver obras de arte de la época barroca.

Stadpark

Stadpark

Porque también necesitamos un poco de aire después de tantas visitas en monumentos y lo vamos a hacer gracias a Stadpark, que está abierto al público y es uno de los puntos más antiguos. Cuenta con un estilo inglés y allí veremos el río Wien que será quien lo divida en dos partes. Los puentes o el monumento dedicado a Johann Strauss son algunos de los rincones que no te puedes perder. Está en el centro de la ciudad y muy cerca de la Ópera, por lo que podrás dar con él de una manera muy sencilla. Es otro de esos lugares que nos da la respuesta a la pregunta de qué visitar en Viena.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?