¿Quiere oro para tomar en la comida?

¿Quiere oro para tomar?

Gómez y Molina” es una de las joyerías más conocidas y pioneras de Marbella. Es la primera en España que vende oro comestible en dosificadores al precio de 50 euros. Es oro molturado de 23 kilates, casi puro; es el complemento dietético ideal para poder aderezar buena parte de la gastronomía habitual de cada casa de una manera fácil; los pedidos a la joyería son difíciles de cubrir por una demanda en pleno crecimiento.

Llegan pedidos desde todos los puntos de la península de estos dosificadores que se han comercializado por primera vez en la ciudad marbellí.

Según los responsables de los denominados “saleros” de oro se trata de una iniciativa más que permita a Marbella volver a ser la ciudad innovadora y llena de glamour que fue en tiempos no tan lejanos; los foráneos del Reino Unido, Holanda, Rusia y Alemania también adquieren estos dosificadores para llevarlos a sus países de origen.

El oro como aditivo no tiene color, sabor ni olor, usandose como adorno de los platos y de cobertura para dar color.

Lo usan reconocidos chefs como  Ferrán Adriá, Carme Ruscalleda, Xavi Pellicer, Ramón Morato o  Juan Marí Arzak para aderezar sus platos, dandole un brillo propio a sus elaboraciones culinarias. El oro que se ingesta, se asegura, retrasa el envejecimiento de la piel y elimina toxinas.

Postre con oro

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *