Reglas básicas del fútbol canadiense

El fútbol canadiense es un deporte de contacto que fusiona varios elementos del fútbol americano y del rugby. Se juega con dos equipos de 12 jugadores cada uno, los cuales se disputan la tenencia de un balón de forma ovalada en un campo de juego de 100,6 metros de largo por 54,9 de ancho. En cada uno de los extremos de la cancha se encuentran las zonas de anotación, delimitadas por una línea final donde se ubican dos postes en forma de H.

El sistema de juego es similar a los de otros deportes similares. El encuentro da comienzo con una patada de salida, y los jugadores pueden tomar el balón, correr en cualquier dirección y pasarlo a sus compañeros, aunque sólo pueden hacer mediante pases laterales o hacia atrás (como en el rugby, y nunca hacia adelante).

El objetivo del fútbol canadiense es correr la mayor cantidad de metros posibles para anotar puntos. El equipo que consiga la mayor cantidad de tantos al finalizar el partido será el ganador. El sistema de puntuación es muy parecido al del fútbol americano: cada vez que un jugador llegue a la zona de anotación con el balón en su poder, suma seis puntos y tiene una patada hacia los postes que suma un tanto extra en caso de convertirse. Si se patea hacia los palos desde cualquier lugar del campo se suman tres unidades, y si el equipo que defiende no puede sacar la pelota de su zona final en un máximo de tres jugadas se anota un “rouge” para el contrario, que equivale a un tanto.

Hay que destacar que el contacto físico está permitido, pero sólo contra el jugador que lleva el balón en su poder, tal como ocurre en el rugby. El golpeo entre jugadores sin que haya disputa de la pelota de por medio se castiga con una infracción.

¿Quieres reservar una guía?

Un comentario, deja el tuyo

  1.   Éric Vinilo dijo

    Sólo quisiera aclarar que el fútbol canadiense no “fusiona” elementos del americano y el rugby, sino que el fútbol americano y el canadiense evolucionaron ambos de las modalidades del balompié que se jugaron en Inglaterra, especialmente de las reglas del Colegio Rugby, pero lo canadiense mantuvo más rasgos que siguen iguales en el rugby de hoy.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*