Prati, uno de los barrios más lujosos de Roma

Roma es una ciudad pequeña que puede recorrerse a pie. Un paseo por sus múltiples barrios es super recomendable un día de sol, así que en este recorrido no puedes perderte el encantador y coqueto barrio Prati.

Prati es un destino conocido por sus avenidas, sus edificios elegantes y su encanto europeo. Tiene mucha personalidad, casi que parece París, así que vamos a ver hoy qué podemos hacer por aquí.

Prati

Es el vigesimosegundo barrio de Roma y en su escudo de armas figura el Mausoleo de Adriano, uno de sus sitios más emblemáticos (por más que en realidad pertenece a Borgo). ¿Pero cuál es la historia de este encantador barrio romano?

Parece que en tiempos del Imperio Romano estos terrenos estaban ocupados por viñedos y arbustos, así, se llamaba Horti Domitii, y pertenecían a la esposa de Domiciano. Más tarde cambió de nombre, a Prata Neronis, y durante la Edad Media se llamó Prata Sancti Petri o los campos de San Pedro.

La zona se mantuvo verde hasta casi el final del siglo XIX, entre arbustos, pantanos y tierras de pastoreo ya que todavía entonces había allí algunas granjas, especialmente en las laderas del Monte Mario. Pero en 1873 el entonces dueño de gran parte del terreno, Xavier de Mérode, firmó un contrato con la municipalidad para empezar a darle forma a un nuevo distrito. Pasaron diez años hasta que vieron la luz las primeras edificaciones.

Sin embargo, el barrio se mantuvo marginal mucho tiempo ya que no había buena infraestructura y parecía estar aislado. De hecho, el propio Mèrode pagó de su bolsillo las obras de un puente de hierro para abrir vías de comunicación. Recién a comienzos del siglo XX la ciudad se puso las pilas para resolver los problemas urbanísticos del distrito. ¿Cómo ? Básicamente aquí se construyeron las oficinas administrativas del nuevo Reino de Italia.

El trazado de las calles se hizo con una particularidad: que desde ninguna de ellas pudiera verse la Basílica de San Pedro. Por entonces las relaciones entre el Vaticano y el nuevo gobierno no eran las mejores, así que por aquí ni una calle ni una plaza tiene nombre de papas o de santos.

Las obras nuevas incluyeron rellenos de tierra, para no sufrir los anegamientos del río Tíber, pero tampoco fue fácil por la consistencia tan húmeda del terreno. Pero, de todas formas, empezaron a surgir como hongos nuevos edificios, todo durante la primera mitad del siglo XX y lo mismo calles de ordenamiento simétrico.

Las calles principales de Prati son la Via Cola di Rienzo, la Vía Cicerone, la Marcantonio Colonna y la Lepanto. Todas estas calles son el corazón de Prati. Hacia el norte el barrio limita con Della Vittoria, al este con el barrio de Flaminio, al sur con Ponte y al oeste con Trioinfale.

Qué visitar en Prati

Mientras paseas por calles y plazas que tienen nombres de personalidades del Imperio Romano vas a ver algunos edificios encantadores como el Palacio de Justicia y el bello Teatro Adriano. Este teatro fue inaugurado en 1898, hoy funciona como cine y está en La Piazza Cavour.

Por su parte el Palacio de Justicia fue construido entre 1888 y 1910 y es considerado un edificio grandioso, uno de los mas importantes tras la declaración de Roma como capital del Reino de Italia. Por la naturaleza del terreno, con tanta humedad, tuvo que ser dotado de fuertes cimientos de concreto masivo que duraron hasta los años ’70 del siglo XX cuando tuvo que ser reforzado de nuevo. Es de estilo barroco y renacentista, tiene 170 metros por 155 y es todo de piedra caliza travertina.

Prati es un barrio tranquilo, una buena alternativa si no quieres bullicio. Está bien conectado con el resto de la ciudad, pero sigue siendo residencial y calmo. Incluso es un barrio muy seguro, ya que a pesar de que no nació con la bendición del Vaticano la residencia del Papa está muy cerca.

Entonces, lo mejor que uno puede hacer en Prati es caminar, perderse en sus calles. Puedes empezar desde el Vaticano mismo, visitar la Basílica de San Pedro o los Museos Vaticanos y después empezar a caminar. Así, te vas a topar también con la Iglesia del Sagrado Corazón del Sufragio, también conocida como la Catedral de Milan en miniatura porque tiene una fachada neo gótica preciosa.

Aquí dentro funciona el Museo de las Almas del Purgatorio, un poco tenebroso, con fotos de muertos… La iglesia se construyó en 1917. Dentro también hay un hermoso órgano.

El Estadio Olímpico también está en Prati. Fue inaugurado en 1953 aunque su historia data de los años ’20 ya que en ese lugar había un pequeño estadio fascista. Aquí se celebró la ceremonia de apertura y de cierre de los Juegos Olímpicos de verano de 1960 y fue totalmente renovado para la Copa Fifa 1990 y de nuevo, en 2008.

La mejor calle comercial de Prati es la Vía Cola Di Riezo. Verás cadenas de tiendas de ropa, pequeñas boutiques y restaurantes. Tienen mejores precios que en el centro histórico, así que es una buena alternativa para economizar. ¿Sus habitantes? Oficinistas, administrativos, gente con buenos salarios porque es uno de los barrios de mejor nivel económico de Roma. Ojo, no pienses que es un barrio super popular y con mucha movida, no, de hecho es un barrio fuera del circuito turístico y a veces ni siquiera los romanos vienen aquí.

Sí, sí, está muy cerca de la Basílica de San Pedro y del Vaticano, pero los turistas no suelen visitarlo seguido. Y los que llegan pasean simplemente por la Via Cola di Renzo, que concentra las tiendas. Pero si quieres más, hay que moverse un poco más allá. Por ejemplo, legar a la zona de Viale Giulio Cesare, una zona multi étnica donde convive gente de todo el mundo.

Obvio, aquí hay muchos árabes e indios, con sus correspondientes tiendas comerciales. Y si planeas viajar por Italia hay una buena librería, Touring Club, que tiene de todo para los viajeros entre guías  y mapas. La estatua Dea Roma nos recibe en el  Puente del Risorgimento. La hizo el escultor polaco Igor Motoraj y tiene un rostro super triste y romántico.

También paseando veras muchos edificios de estilo Umbertino, un típico estilo italiano de fines del siglo XIX y muchas villas estilo Art- Nouveau. También hay edificaciones estilo racionalista, del periodo de Mussolini, y algunos de estilo rococó. Obviamente también hay algunos edificios mas modernos, como el edificio de la RAI, todo de vidrio y espejos, o la ex municipalidad, un edificio de 1973 de estilo brutalista que hoy tiene ventanas muy coloridas. ¡La de fotografías que vas a tomar!

Otro de los sectores de Prati es Delle Vittorie, un distrito planeado en 1919 que mayoritariamente se ubica en los alrededores de la Piazza Mazzini y que se caracteriza por casas construidas en el período fascista, con patios abiertos bien típicos. De todos estos edificios que hemos nombrado hasta ahora no hay que perderse los detalles que son realmente hermosos en puertas, ventanas y balcones.

Si te gusta andar en bici en Prati hay algunas ciclovías que van desde Viale Angelico hasta el castel Giubileo, una zona mas suburbana al norte de Roma. Es un paseo bonito que corre a la vera del río y que se pierde en campos abiertos o lo que sería la campiña de Roma. Otra ciclovía comienza en el mismo punto pero llega no muy lejos, a la Piazza Cavour.

¿Hay espacios verdes en Prati? Pues no hay parques propiamente dichos que recuerden su pasado abierto y de viñedos. Está la vera del río, la ciclovía a su lado que es por donde la gente suele caminar o correr y no mucho más. Tal vez algún bar escondido cerca de la orilla o en un bote.

Prati tal vez no es el barrio mas popular de Roma pero déjame decirte que si vas en agosto es el mejor momento de todos. En realidad, cualquier momento entre el 1 de julio y el 7 de septiembre es un buen momento, porque el clima es ideal, hay gente en las calles paseando, puedes visitar el Museo del Castel San’t Angelo una noche de verano, caminar por la pasarela en altura de Borgo Passetto, por donde el Papa se refugiaba del Vaticano al castillo, y admirar el domo de la Basílica de San Pedro en el recorrido. Precioso.

Para hacer este paseo hay que pagar pero con el mismo ticket puedes recorrer la fortaleza y sus hermosos salones y patios o subir a la terraza y gozar de sus estupendas vistas panorámicas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*