San Nicolás de Bari en Oxtotipac: el famoso convento de los enanos

El ex-convento de San Nicolás de Bari en Oxtotipac, Otumba, es una obra de singular arquitectura que sorprende al visitante.

Erigida por los frailes menores lo más sobresaliente es su claustro que, a diferencia de otros de imponente altura, se distingue por sus pequeñísimas dimensiones.

Esta particularidad mueve a preguntar por el motivo de su tamaño diminuto ¿serían enanos los frailes o los constructores? ¿es cuestión de la pobreza franciscana? ¿padecieron escasez de materiales o de mano de obra? ¿debieron adaptarse a las proporciones de la plataforma prehispánica donde se construyó? ¿el subsuelo cavernoso tenía poco espacio para los cimientos?

Se sabe que el sitio no fue vivienda permanente para los frailes que sólo venían de visita para las celebraciones litúrgicas y no necesitaban de mucho espacio para descansar o pasar la noche.

Los primeros frailes franciscanos llegaron hacia 1527 pero se cree que recién a mediados de esa centuria se inició la construcción del conjunto.

El ex-convento de San Nicolás Oxtotipac es una joya colonial considerado único en la República Mexicana por sus dimensiones: Uno puede alzar el brazo y tocar las vigas del techo, además para ingresar a sus habitaciones hay que agacharse por la pequeñez de sus puertas, y la estrechez de las escaleras dan pie a una sensación particular convirtiéndolo en un sitio diferente, singular.

Su presencia en el lugar indica que la fundación franciscana se erigió allí para sustituir un centro ceremonial pagano, fenómeno muy generalizado durante el proceso de evangelización.

Foto: Ex Convento San Nicolás de Oxtotipac

 

2 comentarios, deja el tuyo

  1.   azul dijo

    esta no es la imagen de del ex-convento de oxttipac

  2.   mdq dijo

    Ésta sí (gracias Azul)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?