Taxis, extraños buses, trenes y aviones en Cuba

La ciudad de La Habana está diseñada en forma de cruadícula así que es muy difícil perderse por allí, aunque hay que prestar atención pues algunas calles han cambiado de nombre (pero eso pasa en todas las ciudades). Si bien hay algunas zonas de la ciudad que son más complicadas que otras, el centro por ejemplo, basta tomar un sitio conocido como referencia para moverse con mayor comodidad. Y mejor todavía, las direcciones suelen darse con las calles entre las que se encuentra el destino.

Os hemos hablado de los “cocotaxis“, esos simpáticos triciclos que en principio fueron destinados a los turistas pero que hoy son muy útiles para todos los habaneros también, pero lo cierto es que tenemos otros medios de transporte para movernos a lo largo y ancho de Cuba. A saber, trenes, coches, motos, buses, ferry, taxis y aviones. Bien, que además de los cocotaxis que no tienen taxímetro, hay taxis comunes que cobran 1$ la bajada de bandera y 0,75 centavos el km.

Por otro lado, hay “colectivos” taxis que transportan seis o más personas y que siguen rutas fijas, o se pueden alquilar motos o bicicletas para recorrer la ciudad. Hay carriles especiales en casi todas las calles así que se convierte en un paseo práctico y seguro. Una buena agencia de alquiler de bicis y motos es Rumbos, con precios que van de 10 a 24$ por 1, 2, 3 o 24 horas de alquiler. Claro que hay otras empresas que sirven al turismo en materia de alquiler de coches, por ejemplo está Havanautos (con presencia en algunos hoteles), Micar con coches más baratos, Panautos, Rex Renta Car, Cubacar y algunas más.

Si no os da el bolsillo ara el alquiler de un coche siempre están los autobuses, los locales, los turísticos y los famosos camellos, esos camiones trailer que ofician de extraños buses. Eso sí, al ser más baratos siempre están llenos de gente y hace mucho calor, tienen rutas y paradas fijas y hay varias empresas que cubren distintos trayectos. Si vais a Cuba de mochilero pues es una experiencia que nos os vais a perder.

Y claro, para viajar a las playas o zonas más alejadas de La Habana siempre podemos tomar un avión o un aerotaxi. También hay ferrys que viajan a Casablanca y a Regla cada 10 o 15 minutos desde La Habana Vieja y por último, también puede uno subirse a un tren (los billetes se compran en dólares).

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?