Templos más importantes de Egipto

Templo columnar

En Egipto podrás disfrutar de la belleza de innumerables lugares históricos. Lugares en los que la vida de los antiguos egipcios transcurría a la luz del sol, o como ellos lo llamaban: Dios Ra (o Atón, como el faraón Akenatón quiso que se llamara).

Voy a mostrarte cuáles son los templos más importantes de Egipto; aquellos que no podrás dejar de visitar una y otra vez, ya que son los más imponentes e impresionantes. Y por si fuera poco, el paso del tiempo no les ha dañado demasiado, pues en muchos de ellos aún se pueden distinguir las representaciones de los faraones, después de 3 mil años.

Templo de Abu Simbel

Abu Simbel

El Templo de Abu Simbel está situado en Nubia, al sur de Egipto, en la ribera occidental del río Nilo. Desde 1979 está declarado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Son muchos los turistas -y residentes- que visitan este lugar para maravillarse de una de las obras arquitectónicas que nos dejó el faraón Ramsés II.

Esta maravilla histórica estuvo a punto de pasar al olvido, ya que, tras el fin de la civilización antigua egipcia, quedó abandonada. A medida que pasaba el tiempo, las arenas del desierto fueron cubriéndolo hasta las rodillas… hasta que en 1813 fue redescubierto por Johann Ludwig Burckhardt. A día de hoy, no es el templo que era antes, pero sus estatuas siguen teniendo esa belleza que tanto nos gusta.

Templo de Hatshepsut

Templo de Hatshepsut

El Templo de Hatshepsut, ubicado en el complejo de monumentos funerarios de Deir el-Bahari, está situado muy próximo a la ciudad de Luxor, en la ribera occidental del río Nilo. Es un templo singular, único en todo el país.

Cuenta la historia que su arquitecto real, llamado Senemut, quiso ayudarla a tener una de las tumbas más bellas. Hay quien dice incluso que llegaron a tener un romance. No sabemos si es cierto o no, pero la realidad es que el diseño arquitectónico es exquisito.

Templo de Karnak

Karnak

El Templo de Karnak está situado en la ribera oriental del río Nilo, muy cerca de Luxor. Antiguamente era el complejo religioso más importante de todo el país, al que todo aquel que podía permitírselo acudía. Los faraones lo sabían; de hecho, cada uno quiso dejar su huella. Por ejemplo, podemos encontrar obeliscos de la faraona Hatshepsut y un templo de Ramsés III.

En este maravilloso templo se rendía culto sobretodo al dios Amón-Ra, pero también a los dioses Ptah, Opet o Montu, entre otros.

¿Qué te han parecido?

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*