Tradiciones y costumbres: la Gastronomía de Tlaxcala

Tlaxcala es la entidad más pequeña de la República Mexicana pero, a pesar de ello posee una rica gastronomía que satisface los paladares más exigentes, fruto del mestizaje de su pasado histórico.

El pueblo tlaxcalteca, indómito y belicoso, también se caracterizaba por su elegancia en el hablar del idioma náhuatl, delicadeza que también trasladaron al ámbito de la cocina.

Los valientes guerreros que se enfrentaron con el imperio mexica, se vieron aislados geográficamente y privados de los alimentos esenciales que les llegaban de otras provincias, como la sal marina y el cacao del sureste.

Dicho bloqueo obligó a los tlaxcaltecas a suplir los alimentos faltantes debiendo para ello recurrir a los productos alimenticios locales.

Si bien la cocina tlaxcalteca tiene una gran dosis indígena, es como la mayoría de otras cocinas mexicanas, una gastronomía mestiza, consecuencia lógica del mestizaje racial que ocurrió primero.

Los primeros gobernantes de Tlaxcala entregaron a los conquistadores, varias doncellas de la aristocracia india para ser tomadas como esposas y así fue como en las casas de esos primeros forasteros brotaron los frutos de ambos mestizajes: niños y guisos.

En esta región del país se dieron las primeras plantas alimenticias como la calabaza, el aguacate y el maíz, a ellas se les sumaron especies silvestres como el frijol, el chile y el amaranto que llegan a la mesa de hoy como ingredientes insustituibles de comidas y bebidas típicamente mexicanas.

Foto: México

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?