Tumba La Milagrosa, trágica historia en el Cementerio Colón

Tumba La Milagrosa

Los cementerios son sitios donde también hay obras de arte. Los ricos, los nobles, solían construir tumbas tan imponentes o valiosas como sus residencias en vida, así que hay muchos cementerios por el mundo que son una suerte de museo de arte.

El cementerio mas famoso de Cuba es el Cementerio Colón, en La Habana. Si te gusta visitar este tipo de lugares procura ir un día nublado, fresco y no muy caluroso. No sé, los cementerios en verano a mi me dan un poco de impresión. Se me dispara la imaginación… Pero bien, que entre las tumbas con historia que verás por aquí está la tumba de La Milagrosa. ¿Qué o quién era?

La Milagrosa era una señora llamada Amelia Goyri de la Hoz. Pertenecía a una familia acomodada de La Habana y había nacido en 1879. Pronto se casó con un capitán del ejército libertador, José Vicente Adot y Rabell, pero la tragedia llamó rápido a su puerta. Por entonces los partos nunca eran seguros, sin antibióticos, sin obstetricia moderna, el índice de mortandad en las parturientas era alto así que el parto de su primer hijo se cobró la vida de Amelia.

Murió el 3 de mayo de 1901 pero su hijo tampoco sobrevivió y ambos fueron enterrados en la misma tumba. El capitán quedó desolado así que por años estuvo visitando la tumba en el Cementerio Colón. Dicen que decía que estaba dormida, no muerta, así que solía golpear la aldaba tres veces, como si pudiera comunicarse con ella. En 1914 la tumba fue exhumada y se vio que la joven estaba en muy buen estado de conservación y que estrechaba al bebé en sus brazos.

Por eso es que los habaneros empezaron a acudir en una suerte de peregrinación para hacer peticiones, claro que relacionadas con la salud de los bebés y las embarazadas.

 

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?