Un paseo en coche por los Dolomitas

Hay una cadena montañosa muy famosa en Italia: los Dolomitas. Se llama así por el geólogo francés que descubrió cómo estaba compuesta su roca, Deodat de Dolomieu, y se distribuye por tres provincias: Belluno, Bolzano y Trento (aunque el 80% está en Belluno).  En la zona hay numerosos pueblos de montaña que se dedican al turismo, tanto en invierno como en verano. En invierno por supuesto todo gira alrededor del esquí pero en verano es el paisaje hermoso de los Dolomitas el que atare a la gente que disfruta de unas vacaciones al aire libre respirando aire de montaña, caminando, escalando o simplemente disfrutando e la vista y la atmósfera.

Desde el año pasado los Dolomitas son un Patrimonio de la Humanidad así que es bueno saberlo a la hora de admirar sus senderos, lagos, arroyos, valles y glaciares. Una buena opción ara conocer la zona es alquilar un coche en el aeropuerto de Verona y seguir la carretera Modena-Brennero rumbo a Brennero. Doblas en Ora-Auer y entonces el camino sigue por la ruta nacional para Cavalese, la capital de la Val di Fiemme. Está en un valle con mucho sol y a partir del pueblo de Predazzo ya podemos ir disfrutando de la vista de los Dolomitas. Lo primero que veremos es el llamado Jardín de las Rosas, las cimas del Catinaccio, una serie de picos que adquieren una tonalidad rosada al caer el sol.

Seguimos ruta hasta el pueblo de Canazei y el Puerto Pordoi a 1129 metros de altitud. Aquí hay un teleférico que une el puerto con la cima de la montaña y la verdad, no hay que perdérselo porque las vistas son maravillosas. En esta misma ruta está la mundialmente famosa y exclusiva villa de Cortina d’Ampezzo, una ciudad que poco tiene de pueblo pero que vale la pena conocer. Aquí termina el viaje.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?