Un tesoro líquido en la Sierra de Irta

La sierra esconde en sus entrañas un preciado tesoro: el acuífero del Maestrazgo, una reserva de agua dulce que intriga a científicos e investigadores desde hace décadas.

Sierra de Irta

Antiguas leyendas de Castellón informan que un pirata escondió un tesoro en la Torre Badum, a 6 Km. de Peñíscola; el tesoro nunca se encontró, pero en cambio se hallaron unas aguas subterráneas que emergen junto a la torre y forman un río bajo el mar.

Se trata de un acuífero de casi 2.400 Km2 de superficie que se formó durante el Jurásico, y se considera que el 30% de esa superficie es permeable; en cambio no posee descargas naturales en tierra firme.

Se ha determinado que hay agua a una profundidad de 400 ó 500 m, en en el Valle de Benlloch-Canet Lo Roig o en Tirig, lo cual hace difícil la exploración.

Sin embargo los científicos continúan intrigados con la posibilidad de determinar cuánta agua vierte en el mar este acuífero y si es posible aprovecharla, y desde hace años tratan de identificar sus características utilizando cada vez tecnologías más modernas.

Por ejemplo durante el año 2007 se realizó un estudio mediante “técnicas de teledetección aeroportada en el infrarrojo térmico”, basados en que el agua dulce subterránea surge a una temperatura constante de alrededor de 18°, mientras que el agua salada tiene una temperatura media de 25°.

Las imágenes obtenidas apoyan la teoría de la existencia de grandes masas de agua dulce subterráneas en lugares como Alcossebre, Badum y Peñíscola, y otra de grandes dimensiones a 3 Km. de la costa, frente a la playa de Torrenova.

Sin dudas, el agua dulce es un tesoro mucho más preciado que el del pirata de Torre Badum.

Foto: vía Flickr

¿Quieres reservar una guía?

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *