Vacaciones en Peñíscola, playas y cultura

Peñíscola se sitúa sobre una península rocosa, originariamente unida a tierra solamente por un istmo de arena, que tenía la función de facilitar la defensa. Actualmente es uno de los destinos turísticos más codiciados de Castellón cuando llega el verano.

De su patrimonio cultural se destacan las fiestas patronales el mes de septiembre a la Virgen de la Ermitana. El elemento más característico de estas fiestas son las danses, unos bailes típicos que representan la devoción del pueblo hacia su patrona. Un dato llamativo es que se trata de unas danzas que evocan la tradición guerrera y campesina de la localidad.

Este pintoresco espectáculo acaba con el castell -una torre humana-. En los últimos días de esta fiesta tienen lugar los desfiles de Moros y Cristianos que alegran las calles de Peñíscola.

Además del mítico castillo templario, los veraneantes pueden visitar una gran variedad de lugares en la ciudad, como el Templo Parroquial de Santa María de Peñíscola, la Ermita de San Antonio, el Parque de Artillería, el Museo de la Mar, el Bufador, el Parque natural de la Sierra de Irta, la Ermita de la Virgen de la Ermitana, entre muchos otros más.

La oferta de hoteles en Peñíscola es muy amplia, aunque cuando llega el verano es conveniente realizar las reservas con anticipación. No te la pierdas…

Foto vía:flickr

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *