Vaya humos…

Según se dice… “cuando el diablo se aburre, con el rabo mata moscas” y muy aburridas debían estar cuatro jóvenes gijonesas de 14 años para montar el Belén en el garaje de los padres de una de ellas y que su coste llegó a los 400 euros en daños.

Las cuatro adolescentes se encontraban aburridas y decidieron entrar en el garaje y como si de inspectoras se tratase, acercaron un mechero a uno de los detectores de humo e hicieron saltar el dispositivo haciendo que los aspersores de todo el garaje comenzasen a echar agua.

Finalmente el lugar acabó con varios palmos de agua cubriendo todo el suelo, pero las jóvenes, probablemente asustadas, escaparon corriendo a ver lo sucedido y decidieron no contar nada a nadie y dejar pasar el asunto como si nada.

Pero las cámaras de vídeo del lugar registraron a las cuatro jóvenes, quienes finalmente declararon ante la policía haber sido autoras de los hechos y se mostraron muy arrepentidas del hecho. Seguramente tras una buena reprimenda de los padres, a estas chicas no se les ocurrirá probar más “a ver si funciona lo de los incendios”.

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Noticias

Absolut Gijón

Todo lo que necesitas saber sobre Gijón, una de las ciudades que merece la pena visitar para disfrutar de lo que tiene que ofrecerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *