Visitando Benlloch, primero los sitios naturales

Uno de los pueblos más visitados y bellos de Castellón es Benlloch, que se encuentra a poco más de 30 kilómetros al norte por la Avenida de la Plana.

Sus orígenes musulmanes se entremezclan con los nobles y religiosos españoles que poblaron Benlloch en los comienzos de su historia, de los que todavía pueden encontrarse restos arqueológicos y vestigios en la cultura.

La mayoría de sus tierras están cultivadas o dedicadas a la crianza de ganado ovino y porcino, pero quedan bellos espacios naturales para recorrer, que se resguardan zonas recreativas, como la que se encuentra cerca de la Ermita de Nuestra Señora del Adyutorio, la Zona del Cuartico o la Zona del Tossal de Subarra.

Los amantes del senderismo encontrarán un lindo recorrido para hacer, uniendo las varias fuentes que se encuentran en Benlloch, como la Font de Subarra a la que llegará por el camino de Torreblanca a 7 kilómetros de casco urbano.

Si prefiere la paz de los campos, los olivos milenarios que se reparten por todo el municipio son el reflejo del paso tiempo y son un símbolo que distingue a Belloch. En la actualidad pueden encontrarse 10 de los olivos que se podría decir, son los más antiguos de Castellón.

La Pinada de la partida de Donvalls es también, sitio para los amantes de los campos, que se encuentra en el camino de Subarra, donde encontrará pedacitos de la historia en las masías, norias, fuentes y lago artificial Bassa D`Adrià.

Pero si de marchar sin prisa y con emociones se trata, la zona montañosa de Benlloch los espera en el límite municipal con el Pla de I`Arc de la Ribera de Cabanes.

Así hacemos un mínimo repaso por la naturaleza de Benlloch, donde, seguramente, nos volveremos a encontrar.

Foto Vía: Benlloch.es

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *