Weimar, la ciudad de la cultura alemana

No hay prácticamente otro lugar que esté tan ligado a la historia cultural de Alemania como Weimar. Durante siglos, la ciudad fue suelo abonado para las ideas innovadoras en el arte, la cultura y también la política. Tal es el caso de Johann Wolfgang von Goethe que vivió en Weimar durante cincuenta años, desde 1782 hasta su muerte en 1832. Allí escribió poesía, investigó e ingresó en la política.

También Friedrich Schiller llegó a Weimar en 1799 y en sus últimos seis años de vida creó obras literarias de gran importancia. Igualmente Franz Liszt viajó a la ciudad en repetidas ocasiones entre 1869 y 1886 y se quedó allí durante varios meses para encontrar la inspiración para sus composiciones. Y no podemos olvidar a Friedrich Nietzsche quien esbozó alli muchas de sus ideas filosóficas más destacables hasta el año 1900.

En el siglo XX, Weimar pasó a ser un lugar de extraordinaria importancia política. En 1919 en el Teatro Nacional Alemán se reunió la Asamblea Constituyente de la primera democracia alemana, la de la República de Weimar. Menos de 20 años después, los nacionalsocialistas escribían un triste capítulo de la historia de la ciudad: en 1937 levantaron delante de las puertas de Weimar el campo de concentración de Buchenwald.

Este acogedor aire de provincia parece inquebrantable incluso ante los batallones de turistas que recorren las callejuelas antiguas tras las huellas de los personajes famosos de Weimar. Después de ser declarada capital cultural europea en 1999, Weimar avanzó mucho tanto en la restauración de su herencia clásica como en arte moderno y cultura contemporánea.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?