¿Y yo qué hago con mi vuelo? Crisis global

La entrada en escena del coronavirus ha puesto patas arriba todo el planeta. Algunos países han pasado o se encuentran inmersos en una grave fase de contagios y otros países empiezan a ver cómo cada vez son más los casos que aparecen dentro de sus fronteras.

Lo que comenzó en China siendo una pequeña amenaza, ha pasado a ser la gran preocupación del conjunto de la ciudadanía. La rapidez y la facilidad con la que se contagia y la falta de vacunas y de tratamientos han provocado que más de 250.000 personas de todos los rincones del mundo se hayan infectado y que más de 10.000 hayan fallecido. Es por eso que los gobiernos centrales de cada país se están viendo obligados a tomar medidas extraordinarias.

Avalancha de cancelaciones. ¿Qué pasa con mi vuelo?

En España el hecho de que el virus se contagie tan rápido ha hecho que, para evitar que se siga expandiendo hasta el punto de colapsar el sistema sanitario nacional, el Gobierno haya decretado el estado de alarma que obliga a que se cierren bares, tiendas, comercios y ha prohibido el libre tránsito de las personas, obligando a los ciudadanos a permanecer encerrados en sus casas.

Esta medida, por supuesto, afecta también a los vuelos, que han sufrido una avalancha de cancelaciones. Según la legislación europea, los viajeros tienen derecho al reembolso del coste de sus billetes debido a la cancelación de los vuelos. A pesar de este derecho, algunas compañías se niegan a reembolsar la cantidad y ofrecen otras alternativas, como aplazar el vuelo o canjear el billete por un bono, de igual valor que el importe del billete, para comprar otro vuelo a otro destino en otra fecha. Otras compañías, sin embargo, solo ofrecen la posibilidad de aplazar el vuelo.

La cancelación de los vuelos y la devolución del importe a los clientes ha colocado a muchas de las aerolíneas en una situación crítica, sobre todo, por falta de liquidez. Es por eso que están buscando alternativas como las ya mencionadas. Es por esta situación, por las personas que deben ser repatriadas y por la lluvia de reclamaciones que muchas de las líneas de atención al cliente de las aerolíneas se encuentran colapsadas, lo que dificulta llevar a cabo las reclamaciones. Ante este panorama de dificultades, son muchos los viajeros que prefieren no complicarse la vida y no ejercer su derecho a la devolución de la cuantía del billete.

La vía de escape de los billetes baratos

Lo habitual es buscar siempre los vuelos disponibles más baratos. Conviene tener en cuenta que el precio de los billetes depende de variables como las fechas disponibles para viajar, el día de la semana del vuelo –hay días más caros que otros- la duración del vuelo, el número de escalas y las horas de salida y de llegada.

Rastrear todas las webs es la mejor manera de encontrar el vuelo más barato. Otra opción es usar una VPN para billetes de avión. Y es que otro de los parámetros que influyen en el precio de los vuelos es el lugar desde el que se realiza la búsqueda.

Una VPN es una red privada virtual desde la que conectarse a internet. Resulta un método de conexión más seguro que el que supone la conexión a través de las redes virtuales públicas, que no ofrecen protección de calidad a los internautas ante posibles ataques. Una VPN encripta los paquetes de datos y accede a internet desde una dirección IP diferente a la real. Es por eso que las VPN permiten saltar los bloqueos geográficos, porque una red privada virtual te ofrece la posibilidad de escoger un país diferente al tuyo –en este caso, España-. Esa IP ficticia es la que hace posible que los usuarios esquiven los bloqueos. Por ejemplo, en China no se puede acceder a Facebook, pero si nos conectásemos a internet en China desde una VPN, cuya dirección IP sea, por decir una, Francia, el dispositivo desde el que tratamos de conectarnos interpreta que estamos en Francia y no China y, por tanto, permitirá el acceso a Facebook. Esta peculiaridad de las VPN nos permite también realizar acciones como conectar a una plataforma de vídeo y escoger el catálogo de dicha plataforma en el país en el que figure la VPN, en vez de disponer del catálogo del país donde realmente nos encontramos.

Es por eso que podremos utilizar una VPN para buscar vuelos como si estuviésemos en otro país, por lo que el coste del mismo billete puede verse reducido. Ahora solo tendrás que empezar a bucear en las diferentes páginas web para encontrar el vuelo más barato y que mejor te convenga por fechas, escalas…

Cabe señalar que cada VPN ofrece la posibilidad de conectar desde una cantidad de países determinada. No todas las VPN coinciden en el mismo número de países y en las mismas nacionalidades disponibles desde las que recibir la dirección IP, así que, si buscas algún país en concreto, lo mejor será que indagues cada una de las opciones, para poder obtener el rendimiento que quieras.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*