25 consejos para viajar a Cuba

Calles de Trinidad. ©AlbertoPiernas

Mucho se ha hablado de Cuba, de sus habitantes, de los colores de La Habana Vieja, de sus playas, de su sistema político. Como cualquier otro destino del mundo, la isla más grande del Caribe está sujeta a ciertos tópicos (algunos ciertos, otro no) que solo podemos desmontar cuando viajamos a través de su exuberante geografía. Por ese motivo, estos siguientes 25 consejos para viajar a Cuba te serán de gran ayuda a la hora de adentrarte en la isla del ron, el Malecón y, especialmente, la buena gente.

Organizar el viaje

  • La documentación necesaria para viajar a Cuba es la siguiente: visado (podéis conseguirlo en la agencia Online Tours por 22 euros), seguro médico de viaje (no te lo piden en el aeropuerto, pero sí lo exige el Estado), billetes de ida y vuelta y, por supuesto, pasaporte.
  • No son necesarias vacunas para viajar a Cuba a no ser que procedas de un viaje endémico de fiebre amarilla.
  • Lleva contigo gafas de sol y protector solar, pues en Cuba siempre hace sol. Si viajas entre diciembre y abril procura llevar algo de abrigo ligero, ya que es época de frentes fríos y puede tocarte algún día de lluvia o hacer fresquito por la noche. Su verano es igual de caluroso que el nuestro.

Dinero en Cuba

  • El asunto del dinero en la isla cubana merecería un post aparte, especialmente por el hecho de que Cuba cuenta con dos monedas diferentes: el CUC (peso convertible), para los turistas, y el CUP (peso cubano), para los locales. Teniendo en cuenta que 1 CUC equivale a 95 céntimos de euro y a 26.5 CUP, la diferencia es cuanto menos importante.
  • Aunque en la mayoría de lugares turísticos deberás pagar con CUC, aspectos como el transporte urbano o restaurantes ubicados en barrios más puramente cubanos aceptan e incluso te devuelven dinero en CUP.
  • Si llegas con dólares a Cuba se te aplicará una comisión del 10% del total al realizar el cambio de divisas en el aeropuerto. Mejor lleva euros y cámbialo todo al llegar o hazlo en pequeñas dosis en las Casas de Cambio.
  • En las ciudades turísticas existen cajeros en los que puedes retirar dinero en dólares y en CUC. Consulta la comisión con tu banco y así podrás saber si te conviene retirar cantidades grandes o hacerlo en otras más pequeñas.
  • ¿Cuba es caro? Un poco, especialmente si viajas solo, ya que siempre deberás pagar por una habitación doble en una casa particular. La comida es relativamente barata (la pizza, por algún motivo, de lo que más), pudiendo comer por 10 CUC al día si te lo propones. A la hora de moverte, trata de usar transporte público como bus o camiones para poder pagar en pesos cubanos. En breve os traeré un presupuesto más concreto y detallado.

Alojarse en Cuba

  • En Cuba aún no hay muchos hostels y albergues, especialmente porque muchos de estos negocios dependen de marcas estadounidenses como Hostelworld o Airbnb para obtener una mayor difusión. Por suerte, desde 2016 ambas empresas dieron luz verde a los hoteleros cubanos que quisieran inscribirse en su web, por lo que no sería de extrañar que en unos meses hubiesen más alojamientos de este tipo en la isla. En mi caso, el único hostel en Cuba en el que me hospedé fue Casa Iraida, en el barrio de Vedado, muy recomendable y económico.
  • Ante la falta de un mayor abanico hotelero, las opciones de alojamiento en Cuba se reducen a los famosos resorts (especialmente en las zonas de playa y los cayos) o las famosas (y económicas) casas particulares cubanas, viviendas alquiladas por los propios locales la mar de acogedoras, coloridas y sí, una oportunidad de oro para interactuar con unos cubanos que te tratarán genial.
  • Si puedes, reserva tu primera casa antes de viajar a Cuba pero no te preocupes por las reservas que no hayas hecho para el resto del viaje. Cuba es como una gran familia y el dueño de tu casa siempre conocerá a fulanito o menganita con una casa particular en otra ciudad. Y ojo, todo es fiable, práctico y de confianza.
  • Si vas a viajar solo a Cuba no es el país más barato, como ya te comenté, y el principal motivo es el alojamiento. Las casas particulares no suelen tener habitaciones individuales ni tampoco van a hacerte precio por viajar solo. Generalmente cada alojamiento posee dos o tres habitaciones dobles por precios que oscilan entre los 25 CUC y los 35 CUC.

Moverse por Cuba

coches en Cuba

  • A la hora de moverte por Cuba existen tres principales opciones. La primera de ellas y más práctica sería la de alquilar un coche al llegar al aeropuerto de Jose Martí. Una buena opción para ahorrar si viajáis varias personas y compartís gastos.
  • Si optas por el autobús, entonces tienes que ir a Viazul, la principal empresa que gestiona las rutas entre los principales destinos turísticos de Cuba. Los precios son competitivos, tienen buses con aire acondicionado y los horarios suelen respetarse, por lo que se convierte en la opción más utilizada por los turistas a la hora de hacer un La Habana – Viñales o un Trinidad- Santa Clara, por ejemplo. Por ese motivo, ir dos o tres días antes del siguiente recorrido a comprar los billetes será la mejor opción, ya que se acaban enseguida. Puedes intentar comprarlos por Internet, pero a mí al menos no me funcionó en su momento (y a muchos otros viajeros tampoco).
  • El taxi compartido puede ser una opción, a priori, menos apetecible pero sí de lo más práctica. En las propias estaciones de Viazul, los taxistas ofrecen X plazas para un taxi desde, por ejemplo, Matanzas a La Habana, y emprende la ruta cuando tiene el cupo completo. Los taxis se llenan rápido (los cubanos suelen tomarlos) y el precio puede que se suba 2 o 3 CUC en comparación al autobús pero compensa al ser un medio más rápido. Tenla en cuenta.
  • A la hora de moverte por una misma ciudad o visitar una playa la mejor opción es utilizar el mismo transporte que los cubanos: los buses urbanos o los llamados “camiones”, transportes que suelen llevar a trabajadores de una ciudad a otra. A diferencia de lo que pueda parecer en un primer momento, tanto los buses como los camiones son puntuales, cómodos y casi siempre aceptan pesos cubanos, por lo que ir de Matanzas a Varadero por 5 céntimos es más que factible.

Comer en Cuba

  • Debo reconocer que la comida en Cuba ha sido el aspecto más flojo de esta aventura, no sé si por la falta de productos en los supermercados o la dificultad para encontrar lugares baratos y de buena calidad por igual. Aún así, contaba con un aliado: los desayunos que, por 5 CUC, todo propietario de casa particular prepara. Suelen ser desayunos fuertes a base de café, huevo, tostadas, embutido y fruta, ideal para hacerte “un brunch a lo cubano” y ahorrarte pagar una comida. También te pueden preparar sándwiches para tu excursión de ese día.
  • Los restaurantes turísticos suelen servir mucha pasta, pizza y bocadillos. Un poco lotería, aunque si tuviera que recomendaros algunos restaurantes serían los siguientes: cualquiera del barrio de Vedado en La Habana (especialmente el Plan B o el Restaurante de la Alianza Francesa), La Berenjena, un restaurante vegetariano de Viñales, o el Jazz Bar de Trinidad, donde sirven plato más buffet a base de arroz, plátano frito o yuca por buen precios. En Matanzas hay muchos bares típicamente cubanos donde un plato de arroz con yuca, ensalada y plátano frito puede costarte 2 CUC.
  • Entre los platos típicos a degustar a Cuba los más famosos son la ropa vieja, una combinación de ternera con verduras, o los moros y cristianos (mezcla de arroz con frijoles). Por supuesto no faltan los zumos de frutas tropicales everywhere, frutas como la guayaba, el mango o la piña, mucho arroz y sándwiches típicos como el pan con lechón o pan con bistec.

Relacionarte con los cubanos

Cubano tocando la guitarra

  • Debo reconocer que, en Cuba, lo mejor ha sido poder interactuar con los cubanos y su modo de vida. Supervivientes que han aprendido a vivir con lo mínimo, que siempre que puedan te ayudarán, te abrirán las puertas de su casa y te invitarán a un cafesito casero mientras te enseñan un álbum de fotos antiguo. Sí, todo era cierto: los cubanos son maravillosos.
  • PERO también los hay que intentarán sacar provecho del turista, de esa billetera andante a la que siempre se le puede sustraer algo. Su nombre es jinetero y se caracteriza por ir detrás tuya proponiéndote un tour, un taxi o una casa particular hasta que consigue sacarte de tus casillas. Suelen estar en las paradas de los autobuses de Viazul esperando a los turistas y algunos incluso pagan su billete entre ciudad y ciudad para ofrecerte algún producto. ¿Mi consejo? Un No directo y amable. Los cubanos no son insistentes si les dejas claro desde el primer momento que no quieres nada.
  • Los cubanos se toman las cosas con calma, sin estrés, y buena prueba de ello es ese taxi que puede no salir a la hora que te dijeron o esa trabajadora de la estación de autobuses que si tiene que hacerte esperar mientras termina su conversación con una compañera lo hará. No stress.
  • En una sociedad occidental en la que apenas nos atrevemos a hablar con la persona que viaja junto a nosotros en el metro o esa otra que comienza a charlar contigo en la cola del paro, en Cuba las relaciones sociales son mucho más espontáneas. Detenerte en El Malecón y que alguien se te acerque para conversar o que la propietaria de una casa particular te ofrezca un café como excusa para charrar contigo demuestran cómo los cubanos abren sus brazos a todo el mundo, sin prejuicios, de forma natural.

Internet en Cuba

  • Si la moneda de Cuba merece un artículo aparte, Internet no se queda atrás, especialmente cuando la banda ancha llega a Cuba a través de un cable desde Venezuela y solo los resorts y los altos cargos del Estado poseen su propio servidor. Etecsa es la empresa de telecomunicaciones de Cuba, la cual distribuye tarjetas wifi en sus puntos para conectarse a Internet. La tarjeta vale 1.50 CUC y te permite administrar una hora de Internet a consumir cuando quieras. ¿Lo malo? Que tendrás que hacer largas colas para comprar la tarjeta (algunas mujeres hasta se llevan sus labores para adelantar) y puede que en otras incluso no queden más.
  • A la hora de utilizar tu tarjeta basta con ver mucha gente con el móvil en un parque o plaza para saber que allí existe un punto wifi. En La Habana se han instalado hasta 35 wifipuntos en los últimos dos años, si bien Etecsa está pensando en ampliar la red tras haber firmado un contrato con Google el pasado mes de diciembre.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *