Amarillo, el color imperial

dragón chino

Hay dos colores que uno relaciona inmediatamente con China: uno es el rojo y otro es el amarillo. El rojo representa el presente comunista mientras el color amarillo en China representa el pasado imperial y aristocrático. Es que el color amarillo siempre ha sido el color de la nobleza. El emperador se vestía de amarillo, amarillos eran los techos de los palacios imperiales y eran doradas las joyas también. Nadie más que la familia imperial podía usar este color, salvo los monjes budistas que entraban en una categoría parecida.

El amarillo, en la cultura china y también en otras culturas del mundo, se relaciona con el sol y el oro. Los chinos consideran que el amarillo simboliza entonces el calor, la riqueza, la cosecha y la tierra y dispara el pensamiento hacia la alegría, la nobleza, la esperanza y la prosperidad. Todo lo que es bueno en China es amarillo. Se piensa que los orígenes de esta relación con el color se remontan a los antiguos y primeros agricultores del país que, como todo trabajador del suelo, veneraban la tierra.

Dentro del Ying y el Yang el amarillo es la tierra, centro del universo, y a su alrededor se acomodan los distintos reinos, cada uno con un color. Por otro lado las leyendas de dragones siempre hablaron de la sangre amarilla de estos animales mitológicos. El Dragón era centro del universo, el sol, el oro, imposible entonces que los gobernantes no quisieran apropiarse de estos atributos apropiándose del mismo color.

Fuente – Nations online

Foto –  Sono-ma

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*