Arquitectura rusa: El Palacio de Catalina

400_1220116695_palacio-catalina-ii-rusia

El Palacio de Catalina, joya de la arquitectura y repleta de tesoros

En 1717, la emperatriz Catalina I de Rusia pone manos a la obra junto a su arquitecto personal, el alemán Johann-Friedrich Braunstein, para construir una casa de verano que satisfaga sus necesidades.

Años después, en 1733, la emperatriz Ana encargó la expansión del palacio, pero la siguiente emperatriz, Isabel, creía que el palacio era anticuado y encargo una remodelación total, tomando como base las características del estilo rococó que imperaba hacia mediados del 1700.

El encargado de la remodelación del palacio fue Bartolomeo Rastrelli, y hacia 1756 presentó un nuevo palacio, de 352 metros de largo. Con oro cubriendo partes de la fachada, estatuas en todos los rincones, y un jardín frontal inmenso, el palacio forma hoy parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, junto a gran parte de los monumentos y palacios y edificios aledaños que rodean al Palacio de Catalina y el Centro Histórico de San Petersbugo.

Pero su historia no termina aquí, ya que existen diferentes alas y pasillos que conforman la estructura del palacio. Mezcla de estilos Neoclásico, como las alas que reconstruyó el arquitecto Charles Cameron, o Los Cuartos Agate, que rescatan las viejas estructuras griegas.

En el parque de Catalina, construido para su divertimento, se erigieron el Puente de Mármol, el Obelisco de Rumyantsev, y la Columna Chisme, por citar algunas de las obras que rodean este impresionante conjunto edilicio.

Un comentario, deja el tuyo

  1.   joel dijo

    la infastructura rusa se ve muy bien pero creo que ese color dorado es lo que mas lujo le da al palacio de catalina la grande

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?