Barrio de Santa Cruz en Sevilla: cómo llegar, qué ver

Barrio de Santa Cruz en Sevilla

Dicen que Sevilla tiene un color especial, famoso dicho que se confirma cuando nos adentramos en las bastas avenidas, jardines de azahar y una ribera del Guadalquivir que embruja la mayor ciudad de Andalucía. Un destino de ensueño que encuentro en el barrio de Santa Cruz en Sevilla el perfecto reflejo de una ciudad tan fascinante como atemporal.

Historia del barrio de Santa Cruz en Sevilla

Iglesia de Santa Cruz de Sevilla

Junto al río Guadalquivir, en la sección sur del casco antiguo de Sevilla, existe un barrio famoso por concentrar gran parte de la historia de la ciudad andaluza, especialmente por su condición de judería durante numerosos años.

Ya en la época de Hispalis, nombre que Sevilla recibió por parte de los romanos, el actual barrio de Santa Cruz se ubicada dentro de la fortaleza que delimitaba al este con la Puerta de la Carne y al sur con la Plaza del Triunfo, siendo las actuales calles Abades y Don Remondo el antiguo lienzo del conocido cardus, o gran vía romana.

Una zona convertida en gran patio de recreo para los musulmanes que durante casi diez siglos vivieron en Andalucía y más concretamente en Sevilla. De hecho, los antiguos palacios de al-Zahir,  al-Zahi o especialmente el fastuoso al-Mubarak, erigidos en el siglo XI no lejos del Guadalquivir, fueron el mayor orgullo del rey Al-Mutámid, si bien muchos de estos edificios serían reutilizados por los cristianos siglos después para servir de base a sus palacios y al mismísimo Alcázar de Sevilla.

En 1248 el rey Fernando III de Castilla llegó a la ciudad para derrotar a los musulmanes, iniciándose una nueva etapa en la ciudad marcada por la convivencia de cristianos y musulmanes pero, especialmente, por la llegada de la población judía, la cual eligió el barrio de Santa Cruz en Sevilla para desplegar sus negocios, lugares de encuentro y sinagogas. De hecho, el núcleo judío de Sevilla llegó a ser en su momento el segundo más grande de toda la península tan solo por detrás de la Judería de Toledo a mediados del siglo XIII. Una población cuya calidad de vida aumentó dadas las buenas relaciones entre los Reyes de Castilla y los principales líderes judíos. Una alianza que, sin embargo, se vería frenada cuando en 1483 la Inquisición decidió expulsar a gran parte de las poblaciones judías de Andalucía, si bien algunos ciudadanos junto con otros musulmanes continuaron habitando tanto en el barrio de Santa Cruz como el de San Bartolomé.

Tras años condenado al olvido, las enfermedades y la pobreza, finalmente a principios del siglo XX los principales dirigentes de Sevilla consideraron la reforma del barrio con motivo de la Exposición Iberoamericana de 1929. De esta forma, parte de los jardines de los Reales Alcázares, esbozo de los actuales Jardines de Murillo, o la apertura de calles como Nicolás Antonio y Antonio el Bailarín, las cuales conectan Santa Cruz con el exuberante Paseo de Catalina de Ribera, permitieron oxigenar un lugar de Sevilla convertido hoy en perfecto espejo de una ciudad llena de matices e historia.

Cómo llegar al Barrio de Santa Cruz en Sevilla

Panorama del barrio de Santa Cruz

El barrio de Santa Cruz limita al norte con las calles Blanca de los Ríos, Francisco Bruna, Francos, Pajaritos, Bamberg, Aire, Cruces, Fabiola y Mariscal. Res pecto a sus límites orientales, colinda con la avenida Menéndez Pelayo, al sureste con la avenida de María Luisa, la cual rodea la famosa plaza de España, al suroeste con el Paseo de las Delicias que bordea el río Guadalquivir y al oeste con la plaza de San Francisco y la avenida de la Constitución.

El entramado urbano de Santa Cruz forma una almendra ubicada en la ribera oriental del Guadalquivir donde se engloban algunas de las grandes atracciones de la ciudad tales como el Alcázar, la Catedral o el Archivo de Indias, por lo que es visitable desde cualquier de estos puntos de interés como una extensión de los mismos o desde cualquiera de las calles y avenidas indicadas en el párrafo anterior.

Qué ver en el Barrio de Santa Cruz en Sevilla

Plaza de Santa Marta en Sevilla

El barrio de Santa Cruz es uno de los rincones más deliciosos de Sevilla y en el que a pesar de sus monumentos y atracciones turísticos, el placer reside en inspirar el aroma del azahar que envuelve sus balcones, pasear entre sus callejuelas de colores pastel o sentarse en sus plazas y parques desde los que obtener inmejorables vistas.

Si te dispones a iniciar una ruta por este lugar de cuento, estos son algunos de los lugares que puedes visitar:

Plaza del Triunfo

Bautizada con este nombre debido a un terremoto de Lisboa de 1755 que no llegó a alcanzar Sevilla, la plaza del Triunfo es uno de los grandes iconos de Sevilla, ya que alberga algunos de sus monumentos más famosos tales como La Giralda, los Reales Alcázares o el Archivo de Indias. Destaca la vista de los edificios, la vegetación y la presencia de la famosa estatua erigida en honor a la Inmaculada Concepción. El perfecto umbral a un barrio de Santa Cruz mágico.

Calle Agua

Calle del Agua

Fotografía: Mapio

Si continúas andando hacia el este desde la plaza del Triunfo podrás pasear por una de las calles más significativas del barrio Santa Cruz. Y es que la Calle del Agua es un delicioso pasadizo que bordea la muralla de los Alcázares (vía antiguamente conocida como “ronda”)  y en el que se aglutinan iconos como la antigua casa del escritor Washington Irving (podrás descubrirlo a través de la placa conmemorativa que luce en el exterior).

Jardines de Murillo

Jardines de Murillo en Sevilla

En un año en el que Sevilla ha rendido tributo a Bartolomé Esteban Murillo con motivo de su cuarto centenario, asomarse a estos jardines se convierte en un deleite para los sentidos. Un escenario de hasta 8.500 metros cuadrados donde destacan diferentes especies de plantas y fuentes.

Plaza de Alfaro

Plaza de Alfaro en Sevilla

Fotografía: Adriano Hotel

Ubicada junto a los jardines, en la Plaza de Alfaro, la considerada como “rosa de los vientos de Sevilla“, podrás encontrar una extraña rareza: la conocida como Reja del Diablo, nombre con el que se conoce a una de las ventanas del caserón que cierra la plaza y cuyos barrotes, en lugar de quedar unidos o atornillados, se entrelazan siguiente la curiosa técnica del punzonado. En esta misma plaza de aires románticos se cree que Murillo vivió sus últimos días.

Plaza de Santa Cruz

Plaza de Santa Cruz en Sevilla

Tras abandonar los Jardines de Murillo y la anexa Plaza de Alfaro, se ubica esta icónica plaza donde podrás descubrir los restos de la famosa Iglesia de Santa Cruz, la cual data de finales del siglo XIV y en cuyos cimientos fueron enterrados los restos de Murillo. Un relajante lugar envuelto en el color y los naranjos que tanto caracterizan este rincón de Sevilla.

¿Te gustaría visitar el barrio de Santa Cruz en Sevilla?

 

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?