Belchite

Hablar de Belchite, es hablar de un pueblo fantasma que esconde numerosas leyendas y escenario de ciertas batallas. Un lugar lleno de ruinas abandonadas que tienen mucho qué contar. Se encuentra en la provincia de Zaragoza, a tan solo 49 kilómetros de la capital. Sin duda, es otro de esos lugares imprescindibles a tener en cuenta.

Cuenta con rincones que debes visitar para poder entender mucho mejor su historia. Una historia que se remonta a la Edad de Hierro. Nos deja calles y monumentos que hoy podemos ver en un espacio único. Aunque también hay que mencionar que justo a su lado, se encuentra Belchite Nuevo. ¿Quieres conocerlos?.

Cómo llegar a Belchite

En Belchite tienes una estación de autobús donde tiene conexiones muy buenas con Zaragoza. Con lo que no tendrás problemas si estás en esta última y no te apetece conducir. Aunque cierto es que, a la entrada del llamado ‘Pueblo Viejo’ podrás aparcar sin problemas. Si pensabas ir en tren, no está tan cerca como la estación. Sino que la más cercana sería la de Miraflores, a unos 38 kilómetros. Por lo que, conociendo esto, tanto el bus como el coche serán los mejores medios de transporte para llegar.

Historia de Belchite

Tal y como hemos mencionado, se cuenta que la presencia humana detectada en este lugar data de la Edad de Hierro. A partir de ahí tendría una gran importancia en el resto de la historia por los diferentes asentamientos que tuvieron lugar en la zona. Aunque uno de los acontecimientos más importantes que ocurrieron en esta zona, comenzó en el año 1936. A principios de ese año, la alcaldía de Belchite es puesta en manos del PSOE.

En verano, tuvo lugar el fallido golpe de estado que desembocaría en la Guerra Civil Española. De ahí, las autoridades se llevarían detenidos a los izquierdistas para ser asesinados a las afueras del pueblo. Un año después comienza la llamada ‘Batalla de Belchite’. Debido a ello, el pueblo queda totalmente destrozado. Se dice que en tan solo 15 días, podrían haber muerto más de 5000 personas.

El régimen de Francisco Franco tomó una decisión. Pensó que sería mejor crear un nuevo pueblo y no reconstruir éste. Es ahí cuando podemos hablar del Belchite Nuevo. Por este motivo, en el viejo se encuentran todas esas ruinas que tan solo se pueden visitar en visitas guiadas. Es también el ayuntamiento quien organiza algunas visitas, tanto de día como de noche.

Qué ver en Belchite

En su momento de esplendor, el pueblo contaba con tres entradas. Pero a partir de la batalla tan solo tiene una de ellas. Una en la que podemos ver el Arco de la Capilla de San Roque. Éste cuenta con un estilo barroco y está construido en ladrillo. La calle principal o calle Mayor también nos da paso a ciertas casas, o mejor dicho, restos de las mismas.

Iglesia de San Martín de Tours

Cuenta con una sola nave y fue construida entre los siglos XV y XVI. Cuenta con una torre mudéjar con detalles en zig-zag, así como rombos y ladrillos. Fue en el siglo XVIII fue ampliada y también se llevó a cabo una reforma en la parte de la fachada.

Iglesia de San Juan

Es un templo mudéjar que dejó de ser una iglesia en el siglo XIX para dar paso a un casino y también como teatro. Cuenta con una torre de reloj que data del siglo XV.

Los conventos

Primero tenemos el convento de San Agustín que también cuenta con una torre mudéjar. Dentro de la misma, veremos unas capillas laterales y arcos. Pero también tenemos que mencionar el convento de San Rafael que fue inaugurado en el siglo XVIII. Cuenta con dos secciones, siendo la iglesia la que mejor estado tiene.

Santuario de Nuestra Señora del Pueyo

Cerca de Belchite también tenemos otra de las paradas obligatorias. Se trata del santuario de Nuestra Señora del Pueyo. Es un conjunto de edificios que cuenta con detalles que van desde los renacentistas a barrocos. De todos ellos, sobresale una torre que también tiene un estilo mudéjar que data del siglo XIV.

Museo Etnológico

Sin duda, no nos podemos marchar de este lugar sin visitar el Museo Etnológico del Ebro. En él podrás ver las formas de vida así como las producciones agrícolas más tradicionales. Está dentro de lo que fue una granja escuela, allá por los años 40. Puedes hacer la reserva de tu entrada a través de la oficina de turismo de Belchite.

‘El Planerón’

‘El Planerón’ se encuentra a unos 15 kilómetros. Se trata de una reserva ornitológica donde se realizan diversos programas con el fin de la conservación de las aves y de su hábitat.

Gastronomía de Belchite

Claro está que después de un gran viaje como éste, necesitamos reponer fuerzas. Si bien el paisaje y el largo camino tendrá una gran recompensa a su final. Es cierto que en el pueblo no hay numerosos lugares pero sí que los que existen, te darán lo mejor de su gastronomía. Tendrás que probar su aceite de oliva con denominación de origen. Pero además de ello, los jamones, embutidos y el cordero se perfilan como platos a tener en cuenta. También son típicas las migas y los guisos de caza aunque si eres más de pescado, no te pierdas el pastel de sardinas. Para completar el menú, nada como una torta de estrella. Si todavía no has visitado este lugar, quizás sea hora de apuntarlo para las próximas vacaciones.

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Turismo

Susana Godoy

Desde pequeña tenía claro que lo mío era ser profesora. De ahí que me haya licenciado en Filología Inglesa. Algo que se puede combinar a la... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*