Cala Mitjana

Al sur de Menorca, nos encontramos con la llamada Cala Mitjana. Es una cala pequeña, pero que tiene un gran reclamo de cara a los turistas. Una zona con una belleza única y en donde tendremos muchas opciones para pasar un día de lo más agradable. Un lugar muy accesible que nos da la bienvenida con unas aguas en color turquesa.

Además, una vez que estemos en Cale Mitjana también podremos descubrir otros lugares de culto como la Cala Galdana. Sin duda, otra de las más conocidas y que nos darán paso a una ruta perfecta y menos frecuentada por turistas. Así que hoy descubriremos cada uno de sus rincones para poder perdernos estas vacaciones.

Cómo llegar a la Cala Mitjana

Si antes la hemos mencionado es porque tanto para una como para la otra, hay que tomar el mismo camino. Para llegar a la Cala Mitjana hay que ir en la misma dirección que para la Cala Galdana. Tanto si partes desde Mahón como desde Ciudatella irás en dirección Galdana. Pero es cierto que hay, justo antes, un desvío hacia la izquierda. Antes de llegar a Ferrerías desde Ciudadela y en dirección a Mahón, os encontraréis con el desvío pero además, con buenas indicaciones hacia esta cala. No tiene pérdida ya que está muy bien señalizada. Una vez allí, cuenta con un párking que es gratuito. Aunque hay gente que va buscando otras maneras de aparcar, como pueden ser en las orillas de la carretera. A partir de aquí tendrás que caminar unos minutos.

¿Se puede ir caminado hacia Cala Mitjana?

Hemos hablado del trayecto en coche, pero desde luego, dependiendo de tu ubicación sí que podrás hacer el trayecto caminando. Por ejemplo, si estás en la Cala Galdana, entonces llegarás a Mitjana en unos 20 minutos. Un paseo que será perfecto para poder ir descubriendo la naturaleza de la zona. Eso sí, intenta hacerlo un día que no haga demasiado calor, para poder llevar un buen ritmo. Justo al salir de Galdana hay un sendero a mano izquierda que es el que tendréis que tomar.

Disfrutando de Cala Mitjana

Una vez que hayamos llegado, ya sea en coche o caminando, estaremos en todo un paraíso. Nos daremos cuenta rápidamente de la belleza que desprende y de la buena acogida que tiene entre el público. En primer línea, nos encontraremos con una fina arena, justo enfrente del mar. Un mar de color azul turquesa que siempre impresiona. Pero esto no es todo. El lugar nos permite disfrutar de otros momentos de ocio, tanto para ti como para toda tu familia.

Como cuenta con bajadas y subidas, también en ellas puedes disfrutar de rincones de sombra. Hay unas zonas perfectas para un picnic, sin tener que estar a pleno sol. Ya que además, dispondrás tanto de bancos como mesas para tu comodidad. Por otro lado, al tratarse de una cala también tiene en su haber los acantilados. Algunos de ellos son una de las principales atracciones de los más valientes y de los que el vértigo no ha llamado a sus puertas. Es cierto que la gran mayoría no presentan peligro y que puedes saltar desde ellos hacia el mar.

Ya verás como una fila de personas va esperando su turno. Podemos decir que la altura estará en unos 9 metros, aproximadamente. A pesar de ello, siempre hay que intentar extremar las precauciones. Por ejemplo, solo tirarse de uno en uno y esperar a que no haya nadie en el agua cuando vayas a dar el salto. Justo a la derecha de Mitjana, nos encontraremos con una cala menor que lleva por nombre, Mitjaneta. Lo que ocurre que es tan reducida que apenas caben media docena de personas.

Otras playas cerca de Mitjana

Cuando tenemos un entorno tan estupendo, siempre nos gusta ir un poco más allá. Descubrir si realmente hay otros espacios dignos de ser vistos. Pues en este casi sí los hay y también son de obligada parada.

  • Cala Macarella: Se puede decir que es una de las calas más famosas de Menorca y está situada a unos tres kilómetros de Mitjana. Además de una fina arena y de un agua color azul intenso, te encontrarás con una playa perfecta para el nudismo. Tiene dos párkings, aunque el más cercano es de pago. Por unos 6 euros, merece la pena ya que el camino hasta esta cala no es demasiado sencillo.
  • Cala Turqueta: Un poco más de distancia y nos encontramos la Cala Turqueta. En este caso, podemos decir que se encuentra a unos 4 kilómetros de Mitjana. Esta cala está escondida entre los pinos y una vez que nos adentramos en ella, sabemos bien porqué cuenta con ese nombre. Sus aguas pronto nos descubren el secreto mejor guardado. Cuenta con aparcamiento y chiringuito, pero para bajar a ella, tienes que caminar unos minutos. Lo mejor es ir muy pronto o a última hora, ya que es una de las más visitadas.

  • Playa Santo Tomás: A unos 5 kilómetros, nos encontraremos la playa Santo Tomás. Otro de los lugares que bien merecen la pena visitar. Se puede decir que es una playa para disfrutar del baño y los paseos. Además, es un tres en una, ya que se encuentran unidas a la playa San Adeodato y tras ella está Binigaus. En ésta también es frecuente ver nudistas.

Datos a tener en cuenta

Sin duda, durante la época estival, todas las calas y playas cuentan con una afluencia masiva. Por lo que no está de más el ir a unas horas tempranas. Así te aseguras de ir pillando el mejor sitio, sobre todo, en el aparcamiento. Hay que tener en cuenta que una hora y media antes de que el sol de ponga, la playa quedará cubierta por la sombra, debido a los pinos que la rodean. También puedes hacer una excursión por la zona o bien, senderismo. Te llevará por una ruta desde la Cala Trebalúger, pasando por la Cala Fustam y descubriendo las mejores vistas que ambas nos dejan. ¡Se mire por dónde se mire, es una zona impresionante para visitar!.

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Playas

Susana Godoy

Desde pequeña tenía claro que lo mío era ser profesora. De ahí que me haya licenciado en Filología Inglesa. Algo que se puede combinar a la... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *