Castillo de Colomares

Castillo de Colomares

El Castillo de Colomares es uno de esos monumentos que nos atrapan en cuanto los vemos. Quizás porque entre su arquitectura nos encontramos con una combinación de estilo neobizantino, así como neogótico y mudéjar. Fue ya en el siglo XX cuando se construyó como un homenaje a Cristóbal Colón.

Aunque se le da el nombre de castillo, como vamos a ver a continuación es más un monumento, pero que esto no le resta la belleza del primero. Además, se termina con unas vidrieras que bien merece la pena ver en primera persona. También en su interior cuenta con una capilla y un mausoleo. ¡Descubre todo lo que encierra este lugar!

Cómo llegar al Castillo de Colomares

Desde Málaga podrás ir en bus, que si va por la M-112 llevará unos 50 minutos, mientras que si toma la vía Antonio Machado, llegará a las Mimosas y por lo tanto, al castillo en poco más de una hora. Se trata de un bus directo. En taxi o en coche son aproximadamente 22 minutos. Este lugar se encuentra en Benalmádena, en la Carretera del Sol, El Viñazo.

castillo homenaje descubrimiento

La construcción del castillo

Fue en el año 1987 cuando el Dr Esteban Martín, junto con dos albañiles, comenzaron la edificación. Los materiales que usaron para darle forma fueron tanto el ladrillo como la piedra natural o el hormigón, sin olvidarnos de la madera. El Dr Martín tenía un amplio conocimiento de la historia así como de la arquitectura. De ahí que pensó en combinar los diferentes estilos arquitectónicos que han sido partícipes de numerosos monumentos y de la historia de España en general. Por eso, aunque quizás la idea fue un tanto improvisada, es cierto que no dudó en combinar elementos neobizantinos así como neorrománicos, neogóticos y neomudéjares.

Las grandes curiosidades

En una construcción como esta, además de los elementos que la determinan, el fin también puede ser el gran protagonista. El monumento, aunque lleva el nombre de castillo, se trata de un gran homenaje al descubrimiento de América y sobre todo, a Cristóbal Colón. Además de incorporar estos elementos también dispone de una pagoda China. Puesto que en un primer momento Colón quería llegar a Asia. Los Reyes Católicos tampoco podían faltar en el homenaje.

monumento de colomares

Hay que decir que se trata del mayor monumento que está dedicado a Cristóbal Colón, con más de 1500 metros cuadrados. En el interior hay un mausoleo, donde se espera que en un futuro no muy lejano, los restos de Colon puedan descansar allí. Cuenta con una capilla, pero en este caso, se trata de la más pequeña del mundo. A pesar de que el castillo se construyó a finales de los 80, se utilizaron las técnicas propias de la Edad Media. Esto se traduce en que no hubo maquinaria que ayuda a realizar el trabajo.

El horario del Castillo de Colomares

Durante todo el año, el Castillo de Colomares abre sus puertas a las 10:00 de la mañana y las cierra a las 13:30 horas. Pero tanto en el otoño como en invierno, por las tardes también tiene la opción de ser visitado desde las 16:00 hasta las 18:00 horas. Mientras que cuando comienza la primavera y durante el verano se amplía el horario de tardes a las 19:00 y 21:00 respectivamente. Tanto los lunes como los martes, el castillo permanecerá cerrado.

colomares benalmadena

Precios para visitar el castillo de Colomares

El precio por visitar el castillo es de 2,50 euros, mientras que las personas que son pensionistas tienen un descuento, quedándoles la entrada en dos euros. Algo que también ocurre con los más pequeños de la casa, que pagarán solo dos euros por disfrutar de este entorno.

Una visita a un entorno privilegiado

El castillo se ubica en lo alto de una carretera que no siempre es sencillo verla a primera vista. Pero una vez allí, podrás aparcar el coche y disfrutar de su entorno. Ya que al estar elevado, nos dejará unas fotos panorámicas de lo más impresionantes. Claro que lo principal en este lugar es el castillo y que su visita no te llevará demasiado tiempo.

visita al castillo de Colomares

Pero es cierto que el recorrido por él, nos deja un sinfín de arcos, de torres por las que debes acceder a través de escaleras y de fuentes. En cada rincón hay siempre un guiño al descubrimiento de América, como una de esas torres que tiene un acabado de barco y a su lado veremos el ancla. Sin duda, son muchos los detalles que van acaparando cada uno de sus rincones, de ahí que la visita se detenga un poco más en ellos. Una vez que llegues al castillo y compres tu entrada, la persona responsable te dará una especie de guía con todos los puntos principales. De modo que no te perderás ninguno de ellos.

Un buen lugar para ir con niños

También es el entorno perfecto para ir con los más pequeños de la casa. Porque como hemos dicho, el coche llega hasta el mismo lugar, aunque el bus también nos dejaría bastante cerca. Una vez allí, con el plano que nos den, ellos se van a entretener buscando todos los rincones, ya que están bien señalizados a modo de números y nombres. Por lo que ya comenzarán a entretenerse siendo los guías. Tanto las naves como la Pinta o la Santa María son de los espacios que los niños quieren visitar, pero no solo eso sino que todos los detalles harán las delicias de los pequeños.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?