Cómo conectarse a Internet en Cuba

Cuando viajamos, renunciar a Internet en los tiempos que corren puede llegar a parecernos algo antinatural, pero eso es porque aún no has visitado Cuba, uno de esos pocos países en los que navegar en la red implica un proceso, cuanto menos, peculiar. En un mundo en el que debemos aprender a ver, sentir o escuchar sin la  necesidad constante de la electrónica, la isla más grande del Caribe te lo pone fácil a la hora de desconectar e invitarte a disfrutar de otros viejos placeres. No obstante, si aún así sigues empeñado en conectarte a la nube allá donde vayas, yo te explico cómo conectarse a Internet en Cuba.

Internet en Cuba

En septiembre de 1996, Cuba realizó su primera conexión a Internet vía satelital a 64 kbit/s. Un lento despertar al mundo exterior que quedó enlazado con la conexión procedente a través de un cable submarino desde Venezuela a través del mar Caribe que no solo abastece a Cuba, sino también a otros países del Caribe como Jamaica o Trinidad y Tobago.

Años después surgió Etecsa, la empresa oficial de telecomunicaciones en Cuba, la cual en 2012 comenzó a distribuir la conexión de banda ancha a través de diversos wifipuntos repartidos entre las 15 ciudades más importantes del país cubano, siendo La Habana la más beneficiada con hasta 35 wifipuntos existentes.

En Cuba solo poseen conexión a Internet privada los altos cargos del Estado y las empresas extranjeras, siendo accesible para el resto a través de una tarjeta con código de rasca que incluye una hora de conexión a Internet a dosificar según el gusto del consumidor. Una alternativa un tanto contradictoria cuando el precio de la tarjeta es de 1.50 CUC (1.48 euros) para un cubano medio cuyo sueldo base suele ser de 25 CUC.

Sí, conectarse a Internet en Cuba es posible, pero cuesta un poco.

Buscando wifi en Cuba

A no ser que te hospedes en un resort cubano (los cuales imponen sus propias tarifas a la hora de conseguir wifi), la única forma de conectarte a Internet en el país de los mojitos y la salsa consistirá en emular a los propios cubanos.

Lo primera que tendrás que hacer es dirigirte a un punto Eteca, en el cual posiblemente te toque esperar entre media hora y una hora para conseguir tu tarjetita de Internet por 1.50 CUC (no olvides tu pasaporte a la hora de realizar la compra). Una vez te has hecho con tu tarjeta rascas el código y lo introduces en la casilla de la red Wifi Etecsa. Una vez lo hagas, el contador te mostrará de cuanto tiempo dispones y cuánto has consumido ya.

Algunas veces la conexión falla pero suele ser bastante eficaz. A su vez, procura apagar siempre el wifi cuando termines la sesión ya que de lo contrario el contador puede seguir sumando si se sigue conectando a otros wifipuntos sin que tú te percates. Como último consejo, procura refrescar la web de www.nauta.com cuando se acabe tu tarjeta y vayas a introducir el código nuevo, ya que en ocasiones el código “time session” puede persistir durante un día entero.

Si no te apetece hacer cola en un punto Etecsa, también cuentas con la opción de comprar una tarjeta a uno de los vendedores ambulantes que sí esperaron para comprar varias wificards y distribuirlas. Estos vendedores suelen estar en los wifipuntos (los identificarás en cuanto veas a todo el mundo cabizbajo consultando el móvil) y las venden por 3 o incluso 4 CUC.

Un futuro prometedor

A pesar de que la red de Internet de Cuba no sea la más avanzada del mundo, el Estado se encuentra en proceso de expandir la banda ancha por todo el país. En diciembre de 2016, Google firmó un contrato con Etecsa a fin de construir un servidor en la propia isla al mismo tiempo que ésta iniciaba un proyecto piloto en las zonas de La Habana Vieja. De hecho, se estima que para 2020 un 50% de los cubanos puedan tener conexión a Internet.

Y aún así yo me pregunto: ¿tanto tanto necesitamos Internet cuando viajamos a otro país? Quizás no, pero aún nos resistimos a abandonar nuestros filtros de Instagram y las actualizaciones del muro de Facebook. Un tiempo perdido que mejor podríamos invertir en descubrir las maravillas de una isla cubana cuyas gentes, ciudades coloniales y playas de ensueño te invitan a apagar el móvil y disfrutar de un modo diferente, relajado, viviendo más el presente.

Aventuras que espero poder relataros durante las próximas semanas.

¿Eres de los que necesitan conectarse constantemente a Internet cuando viaja?

 

 

¿Quieres reservar una guía?

Un comentario

  1.   Alejandro dijo

    Excelente Sitio!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *