Cosas que ver y hacer en Portugal

Cosas que ver y hacer en Portugal

Portugal es ese hermoso país que mira al Atlántico cuna de exploradores y navegantes, que a pesar de sus dimensiones, guarda en él gran variedad de paisajes y costumbres por el que merece la pena perderse. Hay muchas cosas que puedes ver y hacer en Portugal, desde un recorrido por la costa del Algarve, explorar el Alentejo, pasear por las calles de Lisboa, recorrer la mágica Sintra o adentrarse en los castillos del interior, y visitar el Norte…esto es algunas de las cosas, pero recuerda, lo mejor es (según mi opinión) que te dejes llevar por tu instinto y es que en Portugal aún puedes descubrir pueblos y lugares por los que el tiempo no ha pasado.

Empezaré por el Sur, hasta llegar a la frontera con Galicia para que tengas un panorama más o menos amplio de lo que puedes ver y hacer en Portugal. 

Algarve

Algarve en Portugal

En el Algarve tienes muchos contrastes, encontrarás excelentes playas, de fina arena dorada y también playas rocosas con olas muy interesantes para los amantes del surf, rica gastronomía y pueblos más o menos tranquilos según la época del año. Hay una larga lista de lugares imperdibles, pero más o menos estos son los que siempre están: Albuferia, Lagos, Faro, Tavira y Portimao.

Si tienes tiempo no pases por alto una visita a la Sierra de Monchique, en la zona interior. Y si lo que te interesa son los restos históricos y los castillos y murallas te recomiendo el casco antiguo de Silves, como el más emblemático, pero hay otras tantas ciudades muy bonitas.

La cataplana de marisco es el plato típico del Algarbe, es una especie de cazuela de mariscos y pescados aderezado con cilantro, y es muy habitual que te la ofrezcan en cualquier restaurante.

Alentejo

Alentejo en Portugal

El Alentejo, que en portugués significa literalmente, el más allá del Tajo, es la región geográfica, histórica y cultural del centro-sur y sur de Portugal.

Sus costas están muy poco urbanizadas lo que hace que formen sistemas dunares muy espectaculares, en el año 2015 sus playas fueron consideradas las mejores de Europa, y hoy en día siguen siendo las preferidas de los surfistas. Pero es el interior de la región lo que más se destaca con sus olivos y alcornoques, pueblos de de paredes blancas y suelos de piedra, sus castillos y fuertes…un recorrido por la historia y las batallas.

Desde el castillo de Marvão tienes una de las vistas más impresionantes de la región, pero otros lugares que no debes perderte son: El monasterio fortificado de Flor da Rosa en Crato, Arraiolos, de herencia árabe con calles encaladas y adornos en azul, Évora, declarada Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, Beja, donde degustar exquisito vino con denominación de origen y Mértola.

En cuanto al plato típico que no puedes perderte está el cerdo al alentejo, los guisos de cordero, la sopa da pedra, la açorda, que es una sopa hecha a base de pan, ajo y huevos.

Lisboa y Sintra

 Sintra en Portugal
La capital de Portugal bien merece una escala de varios días, hay muchas cosas que ver y hacer en esta hermosa ciudad, pero sobre todo yo te recomiendo sentarte tranquilamente y disfrutar de cualquiera de sus cafés, donde pedirte una bica.

Hay que visitar el histórico barrio de Belém, la Plaza del Rossio, una de las que más vida tienen de la capital con el Teatro Nacional y su famoso café Nicola, al lado está la plaza de Figueira con sus casas abuhardilladas y que ofrece unas buenas vistas del Castillo de San Jorge. Desde esta plaza sale la calle peatonal Rua Augusta que, atravesando un Arco de Triunfo llega a la Plaza del Comercio.

Además tienes el Castillo de San Jorge, con estupendas vistas de Lisboa y el Tajo, y bajando sin prisas caminarás por los barrios de la Mouraria y La Alfama, un antiguo barrio de pescadores con callejuelas.

Pero más allá de los monumentos y “las piedras” hay una vida muy particular en esta ciudad con sus vinos, cafés, fados en directo…Lisboa es una ciudad que bien merece todo un libro, o en el caso de su escritor más insigne, Fernando Pessoa toda una vida.

A pocos kilómetros de Lisboa, 30 más o menos se encuentra la ciudad de Sintra, declarada como Patrimonio de la Humanidad, y la villa en sí merece todo un día. Desde el siglo XV la villa se constituyó como residencia vacacional de nobles y monarcas portugueses. Algunos de mis lugares favoritos de Sintra son la Quinta da Regaleira, el Palacio da Pena, y el Palacio de Monserrate, pero hay tanto por ver.

En cuanto a la gastronomía lisboeta te recomendaría probar el caldo verde, sardinas asadas, bacalao, y si necesitas entrar en calor nada mejor que una copa de ginjinha, licor de cereza muy típico.

Oporto

Oporto

Oporto, la ciudad del Duero, es la capital del norte de Portugal, y todavía conserva el encanto de las ciudades que no se han visto masificadas por el turismo. Te recomiendo que en ella recorras sus empinadas calles, con muestras de edificios del siglo XVIII y XIX , y dos cosas que no puedes pasar por alto son la Torre de Los Clérigos, a la que los “tripeiros” llaman cariñosamente Torre Eiffel, y la Libreria Lello. Un detalle no menor, todos los días a las 12 del mediodía hay un concierto de música clásica gratuito en la iglesia.

Por supuesto, ya que estás aquí, nada mejor que visita una bodega de vino de oporto y dejarte impresionar por el puente Dom Luiz I, obra de uno de los discípulos de Gustav Eiffel.

Región Norte

Norte de Portugal

Más desconocido que el Sur, el Norte de Portugal es la zona ideal para hacer turismo de naturaleza, el más destacado es el Parque Nacional Peneda Gerês, pero la región cuenta con otros parques naturales como el Parque Natural Litoral Norte, el Parque Natural do Alvão o Parque Natural de Montezinho…y cada uno con sus propios castillos.

En esta región también encontrarás hermosas ciudades como Viana do Castelo, Vila Real, Lamego o la propia Braga, en la que existe un potente turismo religioso, ya que la ciudad está llena de santuarios, iglesias y lugares sagrados.

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

General, Turismo

Ana L.

Inquieta y curiosa como una gata...y con tantas vidas como ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *