Qué ver en Milán en un día

ver en milan en un dia

Categorías: Turismo

No siempre contamos con muchos días de vacaciones. Por lo que si queremos hacer un buen viaje y no perdernos detalle,  entonces es posible que tengamos que hacer visitas imprescindibles. ¿Tienes poco tiempo y quieres disfrutar de este lugar? Pues no te pierdas todo lo que puedes ver en Milán en un día. Porque cuenta con muchos años de historia, con rascacielos y un patrimonio artístico que no debemos olvidar. Se nos vienen muchos puntos que ver en Milán en un día, pero nos centramos en los más importantes, para que puedas disfrutar de todos ellos. ¿Estás preparado para tu gran viaje?

City Tour en tranvías históricos de Milán

Tour tranvía Milán

Categorías: Turismo, Turistas

En todas las ciudades hay una vasta oferta de City Tours que invitan a conocer los mejores rincones urbanos. Milán no es la excepción pero además de los clásicos tours existe uno muy interesante que plantea una alternativa original. Se trata del ATM City Tour en tranvías, un tour realizado en tranvías históricos que recorren algunos de los mejores rincones de Milán. Ideal para aquéllos turistas que gustan de la historia o bien para los aficionados a los medios de transporte antiguos, el paseo en sí es muy atractivo pues basta con subir a los tranvías para retroceder en el tiempo. Carreli es el nombre de estos tranvías de Milán que nacieron en el año 1928 y circularon por la ciudad durante muchos años hasta que fueron reemplazados por otros más modernos.

Reservar entradas para ver La Última Cena de Da Vinci

La Última Cena

Categorías: Cultura, Monumentos

Situada en la plaza Santa Maria delle Grazie, descansa una de las iglesias más importantes de Milán, una basílica de estilo gótico que comenzó a ser construida en 1492, y finalizada en el Renacimiento. La Iglesia Santa Maria delle Grazie no sólo es un ejemplo de arquitectura sino también uno de los lugares más visitados de Milán pues en ella se encuentra la obra La Última Cena, la famosa pintura realizada por Leonardo Da Vinci que fue pintada en el año 1494 sobre la pared norte del refectorio de la iglesia, conocido como el Cenacolo Vinciano, y apreciar esta obra maestra de cerca requiere tiempo y paciencia pues para visitar la basílica hay que reservar entradas con mucha antelación.

La estatua del caballo de Da Vinci

Caballo de Da Vinci

Categorías: Monumentos

Frente al Parque del Hipódromo de Milán, hay una gran estatua de mármol. Se trata de un caballo en tamaño natural que está inspirada en uno de los dibujos de Leonardo Da Vinci. El célebre artista tenía la intención de crear la estatua ecuestre más grande del mundo y así comenzó a diseñarla con la idea de que crear una obra que uniera su talento artístico con sus habilidades técnicas. El trabajo nació por orden de Galeazzo Maria Sforza, que quiso construir una estatua de caballo de tamaño natural para colocar dentro del Castillo Sforzesco. Al comienzo, varios artistas fueron consultados hasta que en 1493 Leonardo se interesó y comenzó a realizar algunos dibujos.

Mercados de Milán

Mercadillo del Naviglio Grande

Categorías: Compras

No hay nada que me guste más que recorrer los mercadillos pues creo que es una gran forma de conocer la idiosincracia de una ciudad. Los hay más grandes y más pequeños, dedicados a la venta de productos gastronómicos o bien a la decoración y a los textiles. En Milán conviven varios mercadillos que dan vida a la ciudad y cada uno de ellos tiene identidad propia. Uno de lo más famosos es el Mercado del Naviglio Grande, que el último domingo de cada mes se instala a lo largo del Naviglio Grande, el famoso canal de la ciudad. Este mercado funciona a partir de septiembre y en él es posible encontrar muebles, objetos por la casa, libros antiguos, joyas etc. Más de 400 expositores se reúnen para aprovechar el paseo de los milaneses que buscan objetos para su hogar.

10 museos gratuitos en Milán

Museo del Novecento

Categorías: Museos

Milán es una ciudad cara. Sí, cierto, pero aún hay lugares a los que podemos acceder sin tener que pagar un euro. En este artículo queremos darte precisamente a conocer diez museos que puedes visitar gratuitamente en la ciudad durante todo el año, o bien algunos días y algunas horas a la semana Puedes empezar por la Galería de Italia, situada en la céntrica Piazza della Scala. Curiosamente, a pesar de su ubicación no es de los museos más conocidos en la capital lombarda. En él encontrarás cientos de obras de los mejores artistas italianos de los siglos XIX y XX. Desde aquí podemos ir hasta la Vía Chiese para visitar el Hangar Bicocca, una estructura formada tras el desarrollo industrial de la zona de Breda y que está en pie en el barrio de Bicocca desde 1903. Desde el año 2004, este espacio está dedicado a diferentes exposiciones temporales de arte contemporáneo, y cuya entrada es gratuita. En la Vía Jan se halla la Casa Museo Boschi Di Stefano, un pequeño y encantador museo de arte italiano del siglo XX. Aquí vivió el matrimonio formado por Antonio Boschi y Marieda Di Stefano, cuya colección es la que se muestra.

Las mejores pizzerías de Milán

Dry

Categorías: Restaurantes y Bares

El periódico italiano que se edita en Milán, El Corriere della Sera, ha dado a conocer en su sección de gastronomía las diez mejores pizzerías de la capital lombarda. Diez locales que debes tener en cuenta si tienes pensado visitar la ciudad y quieres probar la mejor pizza. Obviamente se trata de una clasificación subjetiva, ya que sobre gustos, como se suele decir habitualmente, no hay nada escrito. Pero al menos sí nos da una serie de pistas para elegir. En primer lugar empezamos con Dry, situada en Vía Solferino 33. Un local dirigido por el chef local Andrea Berton y en el que puedes comer la mejor pizza napolitana de Milán. La selección continúa con Sibilla, en la Vía Mercato 14, una de las pizzerías napolitanas más famosas de la ciudad. Las pizzas no son muy grandes, pero tienen un sabor magnífico. A continuación todo un clásico, Maruzzella, situada en la Piazza Oberdan 3, una histórica pizzería napolitana abierta desde 1978. Dicen los milaneses que su masa es la mejor de la ciudad y su elaboración es todo un secreto.

La Capilla de San Aquilino en la Iglesia de San Lorenzo Maggiore

San Aquilino

Categorías: Monumentos

Para visitar la Capilla de San Aquilino tenemos que acceder al interior de la Basílica de San Lorenzo Maggiore. Más que una capilla en realidad se trata de un pequeño santuario del siglo V conectado a la basílica por una pequeña puerta  que hay dentro de la iglesia. Fue construido como lugar de enterramiento imperial dada la presencia de un sarcófago que, según algunos estudiosos, pudo haber sido realizado para uno de los hijos de Teodosio I. En su época todo el atrio que conecta la basílica con esta capilla estaba lleno de mosaicos. Aún pueden verse algunos fragmentos, entre los que se identifican algunas figuras de los apóstoles y patriarcas de las tribus de Israel. Impresiona la extraordinaria calidad de los mismos, la expresividad de las figuras y el estudio de las sombras. Una vez traspasada la entrada hay un fresco de la Crucifixión que data del siglo XIV y un portal de mármol de Carrara que conduce a la capilla. Este portal es del siglo I y está perfectamente bien conservado. Su decoración incluye motivos florales, aves, delfines y varias deidades como Júpiter y Neptuno.

La Torre del Filarete en el Castillo Sforzesco

Torre del Filarete

Categorías: Monumentos

El Castillo Sforzesco es uno de los principales símbolos de Milán y uno de sus monumentos más significativos. Fue construido en el siglo XV por Francesco Sforza, quien más tarde sería Duque de Milán, sobre las viejas ruinas de una fortificación anterior conocida con el nombre de Castrum Portae Jovis. Entre los siglos XVI y XVII se convirtió en una de las principales ciudadelas militares de Europa. Restaurada por Luca Beltrami entre 1891 y 1905, hoy es sede de un buen número de instituciones culturales de la ciudad y gran icono turístico. Uno de sus elementos más llamativos es sin duda la Torre del Filarete. Se trata de la torre central, la más alta del castillo, y que sirve de entrada principal. Lleva el nombre del arquitecto toscano que la diseñó, pero la que vemos actualmente no es la original. Aquella fue destruida por una explosión a principios del siglo XVI, por lo que la de hoy data de una reconstrucción llevada a cabo a principios del siglo XX por el propio Luca Beltrami. Eso sí, en el lugar exacto de la anterior. Para su diseño se siguió un fresco que se conserva en la Cascina Pozzobonelli y que refleja la torre original con la que contaba el castillo.

Milán y Napoleón Bonaparte

Arco de la Paz

Categorías: Monumentos

En 1805 Napoleón Bonaparte transforma su República Italiana, conocida también como República Cisalpina, en el Reino de Italia. Se autoproclama rey el 26 de mayo de ese mismo año en el Duomo y otorga la capital a Milán. Una época en la que el general francés cubre de gloria y de monumentos a la capital lombarda. Muchos de ellos son hoy algunas de las principales atracciones de esta ciudad, de ahí que resulten de visita imprescindible. Empezando por el Arco de la Paz, obra maestra arquitectónica de Luigi Cagnola. Fue construido en estilo neoclásico en 1807 (sus obras fueron concluidas por los austriacos en la década de los 30 del siglo XIX) para celebrar la llegada de Napoleón a la ciudad y es el único ejemplo de arco del triunfo que podemos ver en Milán. Seguimos por la Arena Cívica, construida entre 1805 y 1807 por el arquitecto Luigi Canonica. Un estadio neoclásico que se utilizó para la celebración de numerosos eventos y competiciones deportivas.