La Torre Negra del Castillo de Praga

Esta Torre que pertenece a la Casa de Burgrave es una de las construcciones más antiguas de Praga; fue levantada en el año 1135 para que el Fuerte tuviera una entrada por el Este.

Su nombre se lo debe a un incendio que en 1541 la tiñó de negro por mucho tiempo;  antes se la conocía como Torre Dorada por su techo cubierto de brillantes placas de plomo pintadas. Durante los años 1983 a 1986 se repararon algunos detalles de la construcción y se construyó una entrada especial para los visitantes. Al visitar la prisión verá en las paredes inscripciones realizadas por los prisioneros en el siglo XVI. Las celdas ubicadas en la parte más alta estaban destinadas a los presos por deudas, un delito considerado menos importante por lo tenían algunos privilegios como recibir visitas o tener objetos. Como en las prisiones no se daba de comer a los presos sus parientes debían llevar los alimentos. Si por algún motivo no podían hacerlo los acreedores debían hacerse cargo so pena de muerte si el prisionero moría de hambre. Debajo de la Torre hay un monumento dedicado al obispo Jan Valerian Jirsik,de gran importancia por ser la última creación del artista Jan Myslbek. Durante la ocupación nazi fue dañado pero en la actualidad está siendo restaurado. No se olvide de pasar por el almacén de hallazgos arqueológicos que también se encuentra en la Torre y de sacar algunas fotos desde el balcón que tiene una excelente vista de la ciudad. Foto: Wiki Commos

Las Torres del Castillo de Praga

Todos los castillos del mundo tiene torres y leyendas, pero las del Castillo de Praga que no sólo servían para la defensa,  también fueron usadas como cárceles y  tienen historias reales que se mezclan con la fantasía.

La Torre Daliborka, se utilizó como presidio hasta fines del siglo XVIII, su nombre es el del primer prisionero que cumplió su pena de muerte Dalibor de Kozojed. Su crimen, ayudar a unos esclavos durante una revuelta.

 La Torre Negra, es por donde se entra al Castillo, fue construida en 1135 continuando las fortificaciones romanas. Su nombre se debe a que durante un incendio en 1541 sus paredes se tiñeron de negro por largo tiempo. Durante la época de Carlos IV se la conocía como Torre Dorada porque su techo estaba cubierto por placas de ese color. Su uso como prisión estaba reservado para los deudores, a los que se los consideraba menos prisioneros que a otros.  La Torre Blanca, es la que se ve hacia el final de la Callejuela de Oro en dirección oeste. Durante los años 1584 y 1743 fue la prisión para la nobleza. Su prisionera célebre fue la dama más cruel de la República Checa,  Katerina de Lazany, acusada de asesinar a 14 mujeres jóvenes. Su castigo fue morir sola en el sótano de la torre sin comida, bebida o luz. Entre los hombres más famosos se recuerda Edward Kelley, un alquimista inglés que no convertir el plomo en oro y varios protestantes derrotados en la Batalla de la Montaña Blanca en 1620. Foto: Via Flick

Diez siglos de arquitectura en Praga

Se puede decir que Praga es una enciclopedia de arquitectura en escala real, 10 siglos de edificaciones se encuentran en esta ciudad:  romano, gótico, renacentista, barroco, clásico, art nouveau, cubismo o funcionalismo.

Existen tours especializados para arquitectos o aficionados;  no se pierda la oportunidad de conocer los edificios más hermosos y característicos de esta ciudad. A partir del siglo XIII se comenzaron a construir edificios de piedra, la mayoría de los edificios pertenecen al estilo Gótico, los mejores ejemplos de este estilo son la Catedral de San Vito, la Sinagoga de la calle Cervena o la Iglesia de Nuestra Señora de Tyn. El estilo Barroco se puede disfrutar en la Residencia de Verano perteneciente a la familia Sternberken Troja, conocida como el Palacio Clam-Gallas y la Iglesia de Nicolás.

El estilo Renacentista, particularmente fastuoso, hace que Praga parezca un gran palacio. Los ejemplos más lindos son La Casa del Minuto que fue la residencia de Kafka, el Palacete de la Estrella y el Palacio de Schwarzenberg.

Casa del Minuto

Del estilo Románico se destacan la Basilica de San Jorge, Rotonda de San Longin, el Wilsonova sotano, el Jardín Real de Juegos o las ventanas del Castillo de Praga.
El estilo Rococó se ve en el Palacio Kinsky o el Palacio Sylva-Taroucca. El estilo Clasico Francés como el de La Casa de los Artistas, el Teatro Nacional o el Mirador en Petrín. El estilo Modernista que comienza en el siglo XX se puede ver en farolas y estatuas o en La Casa Municipal, el Hotel Europa o el Palacio de Exposiciones. Foto: Vía Flickr Foto: Vía Panoramio