El Castillo Moosham, el castillo de las brujas

Los antiguos castillos medievales parecen ser el hogar eterno de espíritus y fantasmas en todo el mundo, ¿no es cierto? Bueno, Austria tiene sus castillos y hay uno que, según dicen, está embrujado. Se trata del Castillo Moosham, una fortaleza de piedra que data del siglo XIV y que fue construido por los príncipes arzobispos de Salzburgo.

El Castillo Moosham era la sede de la corte del distrito que, en los siglos XVII y XVIII, adquirió fama por lo sumarial de sus juicios y ejecuciones de brujas, hechiceros y demás. Acusados de esas cosas, por supuesto, vaya a saber uno cuánta verdad había. ¿Será que las almas de todos ellos son las que vuelven al castillo tan fantasmagórico? Se dice que sí.

Hoy en día el castillo alberga una colección de muebles antiguos y arte folclórico de todo el vasto mundo. Esta colección es la del conde Nepomuk Wilzek, un explorador de los polos quien compró el castillo y lo convirtió en su hogar. Los enormes salones en los pisos inferiores que alguna vez albergaron el cobro del diezmo en la región hoy guardan una asombrosa e histórica colección de coches.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?