El macabro cementerio de la Fontanelle, en Nápoles

cementerio-fontanelle

Comenzamos la semana hablando de la histórica y antigua ciudad de Nápoles. Entre sus atracciones turísticas hoy te recomiendo visitar el Cementerio de la Fontanelle, un impresionante cementerio que está debajo de una colina en la zona de Materdei de la ciudad.

Hoy en día estas suaves colinas se llaman Colli Aminei. Se trata de colinas fáciles de excavar, erosionadas por la lluvia y el tiempo gracias a la textura de la tierra, una mezcla de lava y lodo seco de origen volcánico. La erosión se produjo a través del tiempo y así se formó un cañón, el Cañón de la Fontanelle, del que se extrajo material durante siglos. Y así se formaron cuevas y cavernas.

En aquel tiempo los muertos se enterraban en los cementerios de las iglesias pero llegó un punto en que no había más espacio así que la gente de Nápoles comenzó a utilizar esas cuevas vacantes para dejar a sus muertos. Pero como llovía y había inundaciones era frecuente ver cuerpos flotando fuera de las cuevas, así que entonces se ordenaba a los mineros y excavadores de tumbas a devolverlos a las cuevas.

El osario tiene sus orígenes en el siglo XVI cuando Nápoles tuvo que vérselas con hambrunas, terremotos y erupciones del Vesuvio. Eso trajo muchas muertes y la ciudad quedó desolada. A todos esos muertos se los fue enterrando en las cuevas. Las cuevas llegaron a albergar entre 250 y 400 mil cuerpos. Después, en el siglo XVII, aquí empezaron a ser enterrados los más pobres de Nápoles así que en 1804 se decidió convertir la zona en un cemeneterio propiamente dicho.

En 1837 todos los huesos y cuerpos de los cementerios parroquiales se retiraron, por temor a la expansión del cólera, y fueron traidos aquí, al cementerio de la Fontanelle. Años más tarde los miles de huesos fueron colocados tal y como se ven hoy. Hay distintas naves, todas con cuerpos y huesos: la Nave de las víctimas de la plaga y la nave de los mendigos, por ejemplo. Hoy el sitio es entre espeluznante, macabro y mágico.

La entrada al Osario Fonanelle, como también se lo llama, es gratuita. Abre de lunes a domingo de 10am a 1pm. Llegas en metro y autobús.

 

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?