El Monte Fuji en invierno

En los meses de diciembre a febrero, que es el período del invierno en Japón, es también una buena época para viajar sin contratiempos a la isla. Precisamente, uno de sus mayores símbolos, es el destino para acercarse al Monte Fuji.

Mayormente, los ascensos son en el verano, pero la subida al monte Fuji se puede realizar en pleno invierno la que es reservado a los deportistas experimentados.

El monte Fuji es la montaña más alta de Japón, se encuentra en la frontera de Shizuoka y Yamanashi, al oeste de Tokio y cerca de la costa del Pacífico en el centro de Honshu. Fuji está rodeado por tres ciudades de Gotemba (este), Fuji-Yoshida (Norte) y Fujinomiya (suroeste). Tiene una altitud de 3776 mettos y está rodeada por cinco lagos es decir, Kawaguchi, Yamanaka, Sai, Motosu y Shoji.

El monte Fuji es un símbolo de famosos de Japón y se muestra a menudo en obras de arte y fotografías, así como la visita de montañeros y turistas.

Según estudios, se estima que se formó hace unos 10.000 años como un volcán que sigue activo a pesar de tener una baja probabilidad de erupción. La última erupción fue en 1707. Mayormente el pico del monte está cubiertas de hielo y que es muy sagrado para budistas y sintoístas, y también se cree que el palacio de la diosa del fuego en la religión sintoísta y Danichi Nyorai, el dios del sol en el budismo.

Aproximadamente 200.000 personas escalan el Monte Fuji cada año, donde el 30% de ellos extranjeros. Los plazos son los más populares para los escaladores es del 1 julio al 27 de agosto. La subida puede llevar de 3 a 7 horas, mientras que el descenso de la montaña alrededor de 2 a 5 horas.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?