El olivo en la mitología Griega

El origen de Atenas está muy ligado al olivo. La diosa Atenea se disputaba con Poseidón ser el benefactor/a de la ciudad. Para ello el dios supremo Zeus, iba a otorgar el dominio a quién estregara el regalo más útil para la humanidad.
Poseidón trajo un caballo fuerte, y dijo que era para aliviar el trabajo de los hombres.
Atenea trajo en su mano una ramita retorcida de hojas muy verdes.
Poseidón cuando vio lo que trajo Atenea se vio ganador, pero la diosa comenzó a explicar, la importancia del olivo. Que puede vivir muchos años, produce frutos apetitosos y sabrosos. Que también se podía extraer un líquido, el aceite que sazona las comidas, da fuerzas al cuerpo, alivia las heridas, y se puede usar como combustible, para hacer de la noche un día.
Zeus dio como ganadora a Atenea y pasó a ser la soberana de la región.
En las ánforas se guardaban las aceitunas y posteriormente se guardaría el aceite. Muchas de ellas están decoradas con la escena del vareo, para recoger las aceitunas.
En la Odisea varias veces se nombra el olivo, y varios personajes fueron untados con aceite de oliva.
Las maderas de los árboles de olivo también fueron nombradas en la Odisea.
Ulises y sus compañeros usando una viga de madera de olivo ciegan al cíclope.
La mitología cuenta que Aristeo les enseñó a los hombres la agricultura y la manera de cómo se extrae el aceite de oliva y el uso del lagar.
A partir de la séptima Olimpíada, a los vencedores de los distintos juegos se los coronaba con ramas trenzadas de olivo.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?