El Reloj de Agua de Pincio en Villa Borghese

Reloj de Agua de Pincio

Uno de los rincones más curiosos e interesantes del interior de Villa Borghese es el Reloj de Agua de Pincio. Se trata del único modelo de hidro-reloj situado en un jardín público de Italia. Construido en 1867 por Giambattista Embriaco, sacerdote dominico y apasionado por la relojería, y por el arquitecto suizo Joachim Ersoch, hoy en día sigue funcionando a pleno rendimiento.

Este reloj fue presentado en la Exposición Universal de París de 1867 y funciona gracias al agua de la parte inferior, que pone en movimiento el péndulo. El estilo floral de las manecillas y la estructura en forma de árbol que lo contiene hace que se integre perfectamente en este jardín, uno de los parques urbanos más grandes de Europa.

Ersoch fue quien se encargó precisamente de ubicar el reloj en este espacio. Una pequeña torre situada en una isla en medio de un estanque con decoraciones de madera rústica evocando estar en el interior de un bosque. La torreta tiene forma de madera, aunque en realidad es de hierro fundido, pero pretende imitar el tronco de un árbol. Las cuatro esferas del reloj son perfectamente visibles desde cualquier punto.

El reloj de agua fue colocado aquí en Villa Borghese en 1873. Tuvo que ser restaurado en el 2007 debido a su grave estado de conservación ocasionado por las inclemencias del tiempo y los actos vandálicos que se han cebado con él en muchas ocasiones.

Si paseáis por el interior de este parque, además de no perderos la Galería Borghese, el Zoo de Roma y el Teatro Silvano Toti Globe entre otros elementos, llegad hasta el reloj y haceros una foto con él.

Imagen – Andgio

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*