El Santuario de Apolo y el oráculo

En la zona central de Grecia, en la antigua Delfo, se encuentra el Santuario de Apolo, uno de los sitios sagrados de la antigüedad mas importantes. Aquí había un popular oráculo, el instrumento mediante el cual lo dioses se comunicaban, sacerdotisas drogadas de por medio, con los seres humanos. Pero bien que Defos era, para los griegos, el centro del mundo ya que las águilas que había lanzado Zeus al cielo se encontraron en el cielo de Delfo.

Las excavaciones arqueológicas mostraron que esta zona ya estaba habitada en el siglo 15 a,C y que fueron los monjes provenientes de Creta quienes trajeron el culto de Apolo allá por el siglo VIII. Aquí se forma la versión de Apolo con forma de delfín. Su importancia atrajo a muchos peregrinos, reyes, personas de distinto rango y demás que llegaban para consultar el oráculo o hacer preguntas a Apolo sobre el curso de guerras, políticas y negocios. Lo que queda del Templo de Apolo y que podemos ver hoy data del siglo IV a.C aunque todavía quedan restos de los dos templos anteriores.

El oráculo de Delfos se abolió en el año 393 d.C cuando el emperador romano Teodosio convirtió al cristianismo en la religión oficial del Imperio Bizantino. Muchos templos, no solo este, se desarmaron y sus partes fueron utilizadas en otros edificios. El oráculo, vale aclarar, estaba en una pequeña cámara del templo en la que solo la pitonisa podía entrar, una mujer de mediana edad que no tenía relaciones sexuales y ayunaba antes de hablar con el dios. Y nadie podía forzar a hablar al oráculo así que solo “funcionaba” ciertos días. La entrada al museo cuesta 9€.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?