Fábricas de chocolates en Zurich

Los chocolates suizos son uno de los símbolos más representativos de este país, junto con sus bancos y relojes. Es por ello quelos visitantes amantes de los dulces se dirigen al West de Zurich para comprar algunos de los más deliciosos chocolates suizos de la famosa fábrica de chocolate Lindt & Sprüngli, para luego dar un bonito paseo por la orilla del lago de Zurich y relajarse y disfrutar del hermoso paisaje en un paseo en barco.

Los orígenes de la empresa se remontan a 1845. David Sprüngli-Schwarz y su hijo, Rudolf Sprüngli-Ammann era dueños de una pequeña tienda de dulces en el casco antiguo de Zurich, a la que dos años más tarde una pequeña fábrica se suman para producir el chocolate en forma sólida.

Con el retiro de Rudolf Sprüngli-Ammann en 1892, el negocio se dividió entre sus dos hijos. El más joven, David Robert, recibió dos tiendas de productos de confitería que se conoció bajo el nombre de Confitería Sprüngli. El hermano mayor, Johann Rudolf, recibió la fábrica de chocolate.

Para reunir los fondos necesarios para los planes de su expansión, Johann Rudolf convirtió en 1899 en la empresa privada “Chocolat Sprüngli AG”. En ese mismo año, adquirió la fábrica de chocolate de Rodolphe Lindt en Berna y la compañía cambió su nombre a Aktiengesellschaft Vereinigte Berner und Züricher Chocoladefabriken Lindt & Sprüngli (Lindt & Sprüngli Chocolate Factory Ltd. de Berna y Zurich).

En 1994, Lindt & Sprüngli adquirió la dulcería austríaca, Hofbauer, y lo integró junto con su marca Küfferle en la empresa. En 1997 y 1998, respectivamente, la compañía adquirió el italiano chocolatero, Caffarel y el chocolatero estadounidense, Ghirardelli, y los integró en la compañía como empresas subsidiarias. Desde entonces, Lindt & Sprüngli se ha ampliado al mercado internacional.

Una de los cocholates populares es el Conejo de Oro, que es un conejo de chocolate con leche en una variedad de tamaños disponibles que se vende como pan caliente  cada Pascua desde 1952. Cada conejo lleva un pequeño lazo rojo de la cinta alrededor de su cuello.

También para el Día de San Valentín, la fábrica Lindt vende una versión en caja de el Conejo de Oro, que se presenta como un conjunto de dos conejitos que se dan besos.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*