El Faro Verde, el primer edificio 100% ecológico de Dinamarca

©Copenblogen

La ecología se ha convertido en una de las prioridades del mundo actual, especialmente cuando las emisiones de CO2 aumentan, ciertos presidentes se oponen a creer que existe un cambio climático y la sobrepoblación obliga a tomar nuevas medidas a la hora de controlar el medio ambiente. Dinamarca, al igual que sus otros vecinos de Europa del Norte, continúa dando ejemplo de su buenhacer sostenible, siendo su peculiar Faro Verde el mejor ejemplo de esta nueva era sostenible.

El Faro Verde: edificios sostenibles

© E-Architect

La importancia de aplicar nuevas medidas sostenibles en las áreas urbanas se ha convertido en una prioridad cuando la contaminación de las grandes urbes es uno de los más importantes detonantes un cambio climático contra el que ciertos países y empresas llevan años iniciando una cruzada exhaustiva, aunque aún quede mucho por hacer.

Europa del Norte es posiblemente una de las zonas del mundo más concienciadas con esta realidad, a juzgar por la sostenibilidad de países como Noruega, Suecia, Finlandia o también Dinamarca, el considerado como país más feliz del mundo según un último sondeo realizado en 2016, siendo una de las razones ejemplos como el Faro Verde, un edificio inaugurado en 2009 y convertido en sede de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Copenhague.

El Faro Verde de Copenhague se trata del primer edificio de Dinamarca en ser totalmente sostenible, siéndole concedida la certificación estadounidense LEED Gold: LEED (Leadership in Energy and Enviromental Design, o Líder en Energía y Diseño Medioambiental) y a su vez Gold, uno de los cinco niveles de esta certificación, conseguido al recibir 68 puntos antes por parte de la organización encargada.

Concebido como típica construcción danesa de colores suaves, el Faro Verde fue construido por la firma Christensen & Co y costó 47 millones de dólares americanos. Su construcción no llevó más de un año de proceso.

© Velux

El Faro Verde posee una forma cilíndrica, compensando una superficie mínima con un volumen más amplio, dotado de un ambiente interior blanco y diáfano por el que constantemente penetra el sol. Y es que si prestamos atención al tejado del edificio, comprobaremos que este está inclinado hacia el sur por un motivo: recoger la máxima cantidad de rayos solares a fin de poder dotar al sistema de la energía suficiente.

Esta es una de las medidas más sostenibles de un edificio que durante el día está completamente iluminado por la luz natural del sol, al mismo tiempo que las ventanas abiertas facilitan una ventilación inteligente que aprovecha los vientos costeros del país danés. Toda esa energía es acumulado para, por la noche, permitir que el edificio luzca iluminado y los estudiantes y profesores puedan seguir beneficiándose de las instalaciones de la Facultad.

Gracias a todas estas implementaciones, el Faro Verde de Dinamarca consigue ahorrar hasta un 75% de energía total, todo un logro para el que es el primer edificio carbono neutral de Dinamarca y un perfecto modelo a seguir a la hora de seguir implementando mejores sostenibles en los trazados urbanos no solo del país de La Sirenita, sino de cualquier lugar del mundo.

“Con el Faro Verde convertido en el primer edificio certificado como sostenible en Dinamarca, nace una importante señal a  la hora de crear relaciones entre las instituciones públicas y compañías para conseguir resultados únicos en el campo del medio ambiente. La calificación Gold también incrementa el entendimiento e interés en certificación sostenible por parte de la industria de la construcción, lo cual es importante teniendo en cuenta que los edificios en Europa provocan hasta un 40% de todas las emisiones de CO2, por lo que que se convierte en un enorme potencial para el progreso”, dijo en en su momento Martin Lidegaard, Ministro de Climatología, Energía y Construcción y  posteriormente Ministro de Relaciones Exteriores de Dinamarca.

Unas palabras que no hacen sino convencernos de la necesidad de implementar nuevas mejoras en las áreas urbanas de las ciudades de todo el mundo no solo como una forma de cuidar el medio ambiente, sino de dar ejemplo social, concienciar al mundo de la necesidad de luchar cuanto antes contra el cambio climático.

¿Qué opinas de este Faro Verde?

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *