Francisco José I de Austria, el esposo de Sissí

De una de las parejas de emperadores austriacos mas famosos de la historia uno tiende a recordar solo una parte: de la pareja formada por Francisco José I de Austria y Sissí todos recordamos más a Sissí que a su esposo.  Francisco José o Franz Joseph fue emperador de Austria, rey de Bohemia, Rey de Croacia, Caballero de Hungría, Rey de Galicia y Lodomería y Gran Duque de Cracovia entre 1848 y 1916.

Francisco José nació un 18 de agosto de 1830 en el Palacio Schönbrunn de Viena. Su padre murió cuando tenía apenas 5 años y ya a los 13 comenzó su carrera militar en el ejército austriaco. Fue el hijo mayor de tres varones y una mujer. Él ocupó el trono después de las Revoluciones del ’48 y entonces empezó a correr el tiempo para que se casara y tuviera hijos. Se consideraron varias candidatas y fue su madre quien le encontró una: la hermana de Sissí. Pero a Francisco José le terminó gustando la más pequeña, en ese momento ella tenía 15 años, así que terminaron contrayendo matrimonio en 1854, en Viena.

Lo cierto es que no fue un matrimonio feliz porque a Sissí no le gustaba nada la vida en la corte. La primera niña que tuvieron murió pequeña y el hijo varón se suicidio, supuestamente, en 1889. La emperatriz no estaba mucho en el palacio, se la pasaba viajando, se dice que sufría de anorexia, que no le gustaban los hombres y que era depresiva. Murió asesinada por un anarquista italiano en 1898 pero mucho antes Francisco José ya tenía su amante, una actriz vienesa que se mantuvo a su lado el resto de su vida. A ella le regaló la Villa Schratt en Bad Ischl. Muerto su hijo fue su sobrino el heredero al trono pero este fue asesinado en Sarajevo dando pie ese asesinato a la Primera Guerra Mundial. De todas formas, ambos hombres ya no se llevaban bien. Finalmente el emperador murió en el mismo palacio en el que nació en 1916. Tenía 86 años y la Gran Guerra todavía no había terminado. Dos años después su imperio se desarmaba para siempre.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*