Halo-halo, el tradicional postre filipino

Halo Halo

El cocina filipina es muy diferente a la occidental, con sabores extraños para nuestro paladar. Hay muchos platos a base de arroz y frutos de mar pero lo que más sorprenden son los postres, lejos del dulce chocolate y de la nata.

Los postres filipinos son como los árabes, para probarlos hay que abrir la mente y estar dispuesto a aventurarse en otro territorio pues si esperamos el resultado de un helado de vainilla o de una tarta de manzanas pues entonces todo será decepción.

Uno de los postres tradicionales de Filipinas es el halo-halo, que se sirve en un vaso alto pues está compuesto por capas de diferentes productos. El halo-halo se prepara con una mezcla de hielo raspado, helado y leche evaporada, un tipo de leche que viene enlatada y que partiendo de la leche cruda ha sufrido un proceso de deshidratación.

A esta mezcla se le suman judías dulces cocidas y frutas aunque también hay variantes como judías rojas, garbanzos, la fruta de la palmera azucarera, brotes de coco y plátanos caramelizados en azúcar, nata de coco, batata y arroz joven machacado, entre otros productos locales.

Cada ingrediente se suma al anterior. En la base del vaso se sirve las frutas y dulces y luego se añade el hielo raspado, se espolvorea con azúcar y finalmente se coloca el helado y se agrega la leche evaporada al servirlo.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*