Hierbas y especias que podemos encontrar en Filipinas

Achiote o anatto

Así es el achiote, o annato, de la gastronomía de Filipinas

Gracias a que fueron varios pueblos los que habitaron Filipinas durante su historia, hoy en día este país cuenta con un montón de influencias gastronómicas que no hacen otra cosa más que enriquecer su ya de por sí amplio recetario con el que sorprender cualquier clase de paladar y aunque hoy en día todo el mundo conozca muchas de las especias que se dan en esta latitud, vamos a recordaros algunas de las que podemos probar en una escapada a este destino.

El Bauang o ajo filipino, es originario de aquí; tiene un precio más alto que el ajo normal dado que cuenta con una gran calidad y un sabor muy intenso que consigue dar un toque muy especial a cualquier clase de elaboración gastronómica. Pero no solamente se usa en la cocina sino que también como parte de tratamientos para heridas, como estimulante e incluso como un poderoso antioxidante natural.

El sili es un chile endémico de Filipinas y es indispensable en la cocina regional, algo que podemos ver en infinidad de sus platos entre los que destacan primeros platos o salsas. Es muy fácil verlo y degustarlo en platos como el cerdo sinigan o el pollo tinola entre otros.

Por su parte, el achiote, también conocido como anatto, procede de las semillas de una fruta que no se come y que tiene forma de corazón. El color rojo oscuro de muchos de los platos del recetario filipino se debe a la acción de estas semillas, las cuales no dan mucho sabor, pero se potencia en combinación con otras.

Al igual que ocurre con muchas cocinas de Asia, el jengibre tiene una importante presencia en la cocina filipina y es una especia muy usada, sobre todo en sopas y guisos, aportando un aroma fresco y un sabor intenso inconfundible. ¿Conocías estas especias?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?