Isla de Lobos: Qué ver en este pequeño paraíso de Canarias

Panorama de la Isla de Lobos

En un lugar entre Lanzarote y Fuerteventura, una isla se alza prometiendo el oasis que vinimos a buscar a las islas Canarias: tierras volcánicas, aguas azul celeste y un despliegue de fauna y flora único que conforman la recomendable Isla de Lobos, también conocida como Islote de Lobos.

Introducción a la Isla de Lobos

Isla de Lobos desde Fuerteventura

Cuentan que, desde tiempos inmemoriales, los lobos marinos estuvieron ligados a cierta isla situada al noreste de Fuerteventura y al suroeste de Lanzarote, en la Islas Canarias. Tanto los romanos que llegaron hasta la preciada Isla de Lobos en busca de tinta púrpura extraída de los moluscos, como los franceses que a principios del siglo XV, llegaron a aprovisionarse de estos noble animales en alguna ocasión. . .

A estos episodios tempranos, cabe añadir la llegada de diversos piratas que se refugiaban en este islote aprovechando la población poco desarrollada, un aspecto que cambiaría a finales del siglo XIX. Concretamente, en un 1860 en el que la construcción del faro de Punta Martiño establecería a sus faldas una pequeña localidad. La misma que se abriría paso en esta isla de vientos atlánticos y olas épicas que, cuando se retiran, dejan entrever lagunas y playas de un azul cielo contenidos en apenas 4,5 kilómetros cuadrados de extensión.

Una tierra perdida que refleja a la perfección la supervivencia de unos primeros residentes que durante la primera mitad del siglo XX se abrieron paso gracias a la pesca o la construcción de corralitos (estructuras en círculo construidas con piedras) a fin de recoger el agua de lluvia mediante la que subsistir.

Declarado Parque Natural de Corralejo, pueblo de Formentera y localidad más cercana al islote, este lugar se ha convertido no solo en miembro de la Red Natura 2000, sino que también ha sido declarada Zona de especial protección de aves (ZEPA), consolidando su alto valor biológico.

¿Te gustaría viajar en el tiempo y perderte por la onírica Isla de Lobos?

Qué ver en la Isla de Lobos

El Puertito de Isla de Lobos

Perteneciente al municipio de La Oliva, en Fuerteventura, Isla de Lobos es el destino perfecto como extensión de un día a nuestras vacaciones en la mencionada Fuerteventura o la cercana Lanzarote, ambos paraísos áridos de volcanes dormidos, practica de deportes acuáticos y playas de cuento.

Accesible desde diferentes puntos, especialmente la población de Corralejo, la Isla de Lobos gira en torno a La Caldera, el pico más alto del territorio con 127 metros de altura. La perfecta excusa para optar por una jornada de senderismo bien calculada (más adelante os contaremos por qué) a partir de vuestro desembarco en el puerto y en sentido circular.

Árida y exótica, la Isla de Lobos se apoya especialmente en la presencia de diferentes playas que conforman un paraíso en la Tierra. Aguas azul turquesa abrazando las tierras volcánicas y recogiendo el suspiro de unos lobos de mar, también conocidos como focas monje, cuya población disminuyó considerablemente muchos años atrás, quedando tan solo su recuerdo entre las aguas.

Entre algunas de las playas de Isla de Lobos que puedes disfrutar, estas son las mejores:

  • Playa de la Concha: En forma de media luna y también conocida como La Caleta, esta playa se ubica en la zona oeste y ofrece impresionantes vistas de la costa de Fuerteventura. Moteada por peñascos volcánicos que resaltan aún más el azul (incluso con tonos esmeralda) de sus aguas, la Playa de la Concha es un paraíso algo más aislado de otras playas más turísticas de la isla.
  • El Puertito: La playa más famosa (y por ende, frecuentada) de Isla de Lobos incluye una playa casi virgen surcada por una pasarela de madera que invita a lanzarse en busca de viejas sirenas. Azul y paradisíaca, esta playa es también ideal para la práctica de deportes acuáticos como snorkel.
  • La Calera: Si al llegar al puerto decides tomar el camino de la izquierda, te toparás con La Calera, una playa idílica que supone el mejor umbral a la hora de acercarse al mítica Faro de Martiño, a 40 minutos de distancia a pie.
  • Las Lagunillas: Si continúas hacia el faro desde La Calera, te encontrarás con esta zona de piscinas naturales donde podrás avistar numerosas aves marinas que vienen en busca de este oasis único.

Cómo llegar a la Isla de Lobos

Playa de Isla de Lobos

Una de las mejores opciones a la hora de partir hasta Isla de Lobos suele ser la de tomar un ferry por libre desde Corralejo, en Fuerteventura. Otra opción más completa consiste en pagar una excursión en catamarán, la cual suele incluir comida y equipo de snorkel a bordo.

Sin embargo, debes tener en cuenta que desde enero de 2019, la Isla de Lobo ha aplicado ciertas limitaciones a la hora de controlar mejor el aforo de este destino.

De esa forma, ahora solo es posible reservar una excursión con 3 días de antelación y para un máximo de 3 personas. A su vez, se limita la estancia en la isla a 4 horas (por poner un ejemplo orientativo, realizar una excursión hasta el pico de La Caldera es de poco más de 3 horas, por lo que conviene que planifiques bien tu visita y prioridades).

Los horarios de acceso a Isla de Lobos se dividen en mañana (De 10:00 a 14:00 horas) y tarde (De 14:00 a 18:00 horas), siendo igualmente respetados por todas las embarcaciones que parten a diario desde Fuerteventura o, raramente, Lanzarote.

Si decides recorrer la Isla de Lobos tras pagar un ferry, el precio ronda los 15 euros para adultos y 8 para niños mientras que el trayecto dura tan solo 20 minutos.

Si estás pensando en descubrir un paraíso único como complemento a tus vacaciones en Canarias, Isla de Lobos te asegura un rincón de paz y tranquilidad casi marciano. Inspira el aire puro, nada en lagunas apenas conquistadas y termina con una cervecita junto al puerto antes de seguir explorando unas islas Canarias que suponen el mejor sinónimo de belleza, magia y un azul que todo lo inunda.

¿Te gustaría visitar la Isla de Lobos durante tu viaje a Canarias?

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*