Laguna Negra

La llamada Laguna Negra es de origen glaciar y se encuentra en el municipio de Vinuesa, provincia de Soria en Castilla y León. Sin duda, por todo lo que veremos hoy, se convierte en uno de los puntos a ser visitados. Increíble contacto con la naturaleza, así como con las leyendas que siempre parten de un lugar tan increíble como éste.

La Laguna Negra cuenta con una vegetación que es más propia del norte de Europa que de nuestra península ibérica. A ella se le suma la fauna que nos vamos a encontrar, quien también tiene un gran protagonismo. Además, te encontrarás con cascadas, rutas de senderismo y mucho por descubrir de lo que nos ofrece la naturaleza.

Cómo llegar a la Laguna Negra

Para llegar, puedes hacerlo desde Vinuesa o también desde Covaleda y Duruelo de Sierra. Sin duda, uno de los tramos más conocidos es el que parte de Vinuesa. Tomarás la carretera SO-830. Ésta se encuentra un poco antes del río Revinuesa y solo tendrás que seguir todo recto, siguiendo indicaciones.

Qué ver en la zona de la Laguna

Sin duda, toda la zona es de lo más increíbles y si puedes recorrerla al completo, te sentirás más que realizado. Una vez allí, verás que estás sumergido en un paisaje de más de 5000 hectáreas. Esta zona de la laguna, en concreto, está a unos 1753 metros de altitud. Claro que también podrás seguir subiendo y alcanzar los 2228 metros de altitud que tiene el Pico de Urbión. Será el lugar más elevado de la zona que estamos visitando. Se trata de la zona que hace frontera entre Soria y La Rioja. Además, también nos vamos  a encontrar con otras lagunas como las llamadas: Laguna Helada y Laguna Larga.

Una vez ya situados en el lugar, descubriremos su vegetación. Estará compuesta por una parte de vegetación acuática que va emergiendo desde el fondo hacia la superficie, flotando en ella. También nos encontraremos con el roble, abedul o el álamo. Entre la fauna, serán primordiales las truchas y el barbo. Mientras que fuera del agua, los corzos jabalíes y ciervos estarán muy presentes.

Las leyendas y Antonio Machado

Unimos estos dos conceptos que ahora mismo entenderás. Por un lado, sobre la Laguna Negra se han comentado ciertas leyendas. Una de ellas decía que no tenía fondo y que se comunicaba con el mar, a través de ciertas cuevas o conductos subterráneos. Aunque en realidad, parece que su fondo sí existe y que tiene alrededor de 8 metros. Del mismo modo, también se ha comentado que dentro de ella, existe un monstruo que devora todo lo que cae en el agua.

Pero es que esta zona y quizás, parte de sus leyendas vienen de la mano de la literatura. En ella, nos encontramos con uno de los grandes nombres, Antonio Machado. Él ubicó en este lugar la obra “La tierra de Alvargonzález”. A modo de resumen, se trataba de una trágica historia que narraba un parricidio y sería en la Laguna Negra en donde arrojarían el cadáver. Como no, esta historia también fue llevada al cine.

Consejos para visitar la Laguna

Hay épocas en las que la Laguna Negra cuenta con numerosos visitantes. Sin duda, una de las más frecuentes es en la veraniega. Aunque hay que decir que quizás te encuentres con que la cascada cuenta con un poco menos de agua que en meses como el otoño o la primavera. Sí es cierto que lo mejor para recorrer un lugar como éste es siempre con buen tiempo. Solo así, te permitirá disfrutar plenamente de él.

El primer domingo de agosto se celebra uno de los días grandes. La travesía a nado tiene lugar y en ella, los participantes se encargan de cruzar este lugar nadando. ¡Aquí se nota que no le tienen miedo al monstruo!. Para los que prefieran quedarse en tierra firme, hay un camino hecho de madera que va bordeando toda la orilla de la laguna. Por lo que es mucho más sencillo a la hora de no perderte. La cascada está justo al otro lado y también podrás llegar caminando.

Si eres de los que prefiere hacer un poco de senderismo, también hay rutas disponibles para ello. La gran mayoría, parten de la Laguna y sin duda, te llevará a lugares desde donde las vistas no tienen precio. Otro dato importante, es que cuando llegas a este lugar sí dispones de un aparcamiento previo pago. Una vez que estacionas, tienes que subir un par de kilómetros cuesta arriba. Aunque desde el 1 de julio hasta septiembre, hay buses. Una vez que te bajas del bus, todavía tienes que caminar unos 200 metros hasta introducirte en la Laguna propiamente dicha.

Pero es un trayecto sencillo que suele ser perfecto tanto para personas más mayores como los más pequeños de la casa. Ni qué decir tiene que en todo el lugar, tenemos que mantener una normas de protección. Del mismo modo, también es importante recordar que la ropa cómoda, al igual que el calzado, son más que necesarios para disfrutar al máximo de un lugar como éste.

Una parada obligada en Vinuesa

No te puedes perder este pueblo. Ya que vas a tomar el acceso hacia la Laguna por él, no está de más el pararse unos minutos. Un lugar con mucho encanto y con calles y casas que conservan las clásicas tradiciones. Te encontrarás con la iglesia de la Virgen del Pino. A mediados de agosto serán los días grandes de fiestas. Sin duda, son de esos pueblos que quizás no están los primeros entre los más visitados, pero que cuando son descubiertos, nos quedamos encantados y con grandes recuerdos de los mismos.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar