Los 6 lugares imprescindibles para visitar en Fuerteventura

El verano se acaba y comienza el otoño, época del año que se caracteriza por la reducción de las horas de luz, la bajada de las temperaturas, y como no podía ser de otra forma, la vuelta a la rutina. Una serie de elementos que son los causantes del síndrome postvacacional que sufre una gran parte de la población. Pero no te preocupes, los meses de septiembre, octubre y noviembre también son sinónimo de viajar, especialmente si lo hacemos a lugares tan soleados como Fuerteventura.

El sol brilla durante 300 días al año en esta isla del archipiélago canario situada en el océano Atlántico. Una oportunidad única para disfrutar de esta isla del verano eterno en uno de los hoteles solo para adultos en Fuerteventura, mientras los más de 150 kilómetros de playas te hacen sentir en el paraíso. No te pierdas estos lugares imprescindibles que visitar en Fuerteventura.

Parque Natural de las Dunas de Corralejo

Apenas 35 kilómetros separan Puerto del Rosario, capital de Fuerteventura, del Parque Natural de las Dunas de Corralejo. Este campo de arenas de origen orgánico (que proceden de la disgregación y pulverización de conchas de moluscos, bivalvos, así como otros organismos marinos) tiene una superficie de más de 2.600 hectáreas de fina arena blanca. El aspecto desértico de esta zona protegida oculta una de las playas más paradisiacas de la isla, la playa de Cofete. Con 12 kilómetros de arena fina y blanca y aguas de color turquesa, este lugar salvaje al situado al norte de la península de Jandía ofrece a los viajeros una sensación de libertad y tranquilidad indescriptible.

La Península de Jandía

Separada del resto de Fuerteventura por el Istmo de la Pared, localizado al sur de la isla, la Península de Jandía es uno de los parques naturales más grandes del archipiélago canario. Una zona desértica donde se puede conocer la parte más salvaje de la isla del verano eterno. Un paisaje extremo que atesora una gran diversidad de endemismos vegetales como el símbolo de Fuerteventura, el cardón de Jandía. Para visitar este mágico lugar no hay nada mejor que alojarse en el Iberostar Selection Fuerteventura Palace, hotel con un gran acceso a las carreteras de tierra que conectan con la Península de Jandía.

Villa de Betancuria

La villa de Betancuria fue fundada en el año 1404 por Jean de Bethencourt, el primer conquistador de Canarias. Este pequeño pueblo situado en la costa oeste de la isla fue la capital administrativa de Fuerteventura hasta el año 1834, aunque actualmente es el municipio menos poblado con apenas 800 habitantes. A pesar de no contar con playas paradisíacas, esta localidad de edificios tradicionales de color blanco es el punto de mayor interés cultural de la isla. Cientos de viajeros visitan cada día este lugar para visitar la iglesia de Santa María de Betancuria, situada en el casco histórico de la villa, o el Museo Arqueológico, donde los visitantes tienen la oportunidad de conocer cómo vivían sus antiguos habitantes.

Las Cuevas de Ajuy

Ajuy es la zona geológica más interesante del archipiélago canario. Este pequeño caserío pesquero de apenas 150 habitantes, situado en la costa oeste de Fuerteventura, destaca por su bonita playa de arena negra rodeada de acantilados y, principalmente, por sus cuevas naturales. El interior de las Cuevas de Ajuy, declaradas Monumento Natural y reconocidas como uno de los cien espacios de mayor interés geológico del mundo por la Unión Internacional de Ciencias Geológicas (IUGS), permite a los viajeros conocer el origen y la formación de Fuerteventura hace unos 70 millones de años. Un viaje mágico al pasado de la isla donde también se pueden contemplar las rocas más antiguas de Canarias, en el llamado Complejo Basal.

La montaña sagrada de Tindaya

La montaña de Tindaya está situada en el noroeste de Fuerteventura, junto a la localidad homónima en el municipio de La Oliva. Declarada Monumento Natural en 1994 por su gran valor paisajístico y geológico, siendo el más emblemático de la isla, este lugar es principalmente conocido por los casi 300 grabados podomorfos (grabados rupestres en forma de pies) atribuidos a la cultura aborigen de la isla. Los majos o majoreros, los primitivos habitantes de Fuerteventura, consideraban a Tindaya una montaña sagrada y le asignaban propiedades mágicas. De hecho, a Tindaya se la conoce popularmente como la “Montaña de las brujas”.

Museo del Queso Majorero

No podemos marcharnos de Fuerteventura sin disfrutar de algunos de los productos típicos de su rica gastronomía. Aunque muchos viajeros no lo saben, Fuerteventura produce uno de los mejores quesos de cabra del mundo, como reconoció el World Championships Cheese galardonando al queso majorero Maxorta como el mejor del mundo en la categoría de queso de leche cabra semicurado con sabores. De esta forma, los amantes de este alimento no se pueden perder el Museo del Queso Majorero, donde podrán descubrir el origen y la elaboración de producto de enorme reconocimiento internacional.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?